lunes, 29 de agosto de 2011

Una velita más



Son dos años. Ya dos años desde tu ausencia y jamás olvidaremos, ni yo ni ninguno de los que te amamos, que cada 29 de agosto es tu cumpleaños. ¿Es absurdo celebrar el aniversario de alguien que ya, por desgracia, no está entre nosotros? Para mí no lo es en absoluto. No sé para el resto y, sinceramente, me importa poco.

Así que, rompiendo por unos minutos mi ausencia del blog, y porque el motivo es más que suficiente, te deseo, mi querido Applehead, mi querido niño de pelito de algodón de azúcar, mi querido bailarín de pies con alas de ángel, mi querido Peter Pan, mi querido Michael... un feliz 53 cumpleaños. Allá donde estés, allá donde sigas repartiendo tu magia, allá donde tus ojazos de ciervo sigan, con afán inescrutable, intentando desentrañar cada detalle que se esconde en cada rincón, allá desde donde vigilas con cariño a tus hijitos.

Feliz cumpleaños, mi amor eterno. Mi Michael.

B.

2 comentarios:

jacksongirl dijo...

Se que aunque no escribas casi en tu blog , se que siempre tienes presente a Mike y estoy de acuerdo con cada linea que has escrito.
Te espero impaciente de forma continua en tu blog
se te quiere y extraña mucho
Belen

Boris dijo...

aunque ya no este es imposible no pensar en que el 29 de Agosto seria su cumple, antes estos cumples eran días de alegría, ahora dan tristeza y añoranza de lo que nos hemos perdido