lunes, 28 de junio de 2010

Un elefante dorado para Michael (2004)





Dicen, todos aquellos que creen en este tipo de cosas, que un elefante con la trompa hacia arriba trae buena suerte, y es un símbolo de prosperidad, dicha, y en definitiva de cosas positivas. Probablemente por ello, y por ser también símbolo de un continente tan bonito y a la vez tan olvidado como es África, un elefante, en este caso dorado, fue el premio concedido en 2004 para Michael por parte de la AASA (African Ambassador's Spouses Association: Asociación de Esposas de Embajadores Africanos)







Una vez más, el motivo de este reconocimiento a nuestro ángel eterno no era por su música, ni por su baile, ni por los años dedicados a regalar magia a tantos millones de personas. Una vez más, se reconocía a Michael Joseph Jackson su gran labor social y humanitaria, en este caso por luchar contra uno de los más graves problemas a los que se enfrentaba entonces, y sigue por desgracia haciéndolo, la sociedad africana: el sida. Precisamente hoy se ha publicado en El País digital un sobrecogedor reportaje gráfico sobre esta terrible realidad en un país africano como es Zimbabue. Lo podéis encontrar aquí.

Michael también aprovechó su asistencia para anunciar una gran Gala que se celebraría pocos meses después, el 4 de junio, con el fin de recaudar fondos para niños lisiados, principalmente por las minas antipersonas o por amputaciones por machetes en las terribles guerras civiles que han tenido lugar en muchas zonas africanas.


No me digáis que no es un amor...


Su preocupación, su lucha: el bienestar de los niños. ¿Cómo pudieron acusarle de cosas tan terribles?

El 1 de abril de 2004, se celebró en Washington D.C. este reconocimiento por parte de la Embajada de Etiopía, uno de los países más castigados por la terrrible enfermedad. Michael había demostrado para entonces con creces su compromiso y su solidaridad para la lucha contra el sida, especialmente en el continente africano, cuna de sus ancestros y una de las zonas del mundo que más le gustaba.



Por supuesto, su llegada al escenario de la gala fue apoteósica, y más si tenemos en cuenta que para esa fecha Michael se encontraba semiretirado, creando nueva música y dedicándose a lo que más le gustaba en el mundo: cuidar de sus niños. Para la ocasión, lució camisa de seda roja bordada en plata en la pechera, cuello, hombros y puños, con insignias militares de color azul en las mangas, y chaqueta y pantalón de terciopelo negro. Llegó sin la chaqueta puesta, que lució posteriormente cuando hubo de subir a recoger su premio. En ella no faltaba, por cierto, ni uno de sus clásicos escudos, ni el imprescindible brazalete, en este caso de color rojo, haciendo juego con la camisa.


















Michael, a punto de salir al escenario y dar su discurso, gafas de vista incluidas. Me encanta esta fotografía.

Durante el transcurso del homenaje, tuvo ocasión de hacerse una y mil fotografías y por supuesto de dar un emotivo discurso coincidiendo con la recogida de ese elefante dorado, símbolo de un continente azotado por el hambre, la enfermedad -y más concretamente el sida- y por la desidia mundial en general, que está demasiado ocupada en mirarse su ombligo de primer mundo para preocuparse por ellos.










La ternura tiene un nombre: Michael Jackson


Michael agradeció con mucha humildad este bonito reconocimiento por parte de la comunidad africana





Desafortunadamente, no he podido hallar ningún vídeo de nuestro Michael mientras da su precioso discurso, pero aquí tenéis algunas de las cientos de fotos que se le hicieron, y además os he traducido el mismo como muestra, una vez más, de que detrás de la máscara excéntrica y de loco que tantos imbéciles le colgaron, había una extraordinaria persona, un grandísimo ser humano del que, estoy segura, poco a poco, con paso firme, aunque lento pero seguro, se le irá rehabilitando su nombre, tan maltratado en los últimos años de su existencia.

Como os digo, aquí tenéis su discurso traducido, y pido perdón como siempre por los posibles fallos:

A Su Excelencia Olhaye Oudine Roble y Señora de Roble, Decano del Cuerpo Diplomático africano, gracias por su asistencia y apoyo. Me gustaría dar las gracias a la Sra. Zhor Jazairy, esposa de Su Excelencia Jaziary Idriss, de Argelia, Presidenta de la Asociación de Esposas de Embajadores Africanos, y a la señora Haoua Diatta, organizadora de la Gala de la Asociación de Cónyuges de los Embajadores Africanos, y esposa de su Excelencia José Diatta de Níger.

Además, quiero dar las gracias al Embajador y a la Sra. Kassahun Aleye, nuestros anfitriones en esta  noche, y a su entregado equipo. Su embajada es espléndida. Y me gustaría agradecer a todas las maravillosas esposas de las 51 Naciones de África, que incluye a los cónyuges de la Asociación de Embajadores Africanos. Humildemente, me siento muy honrado de estar aquí esta noche con ustedes.

La Asociación de Cónyuges de los Embajadores Africanos fue fundada hace 26 años, con la misión de proporcionar apoyo a diferentes programas, para beneficiar a niños de escasos recursos en los 51 países participantes. Lo han hecho muy bien, y necesitan toda nuestra ayuda para que sigan procurando una vida mejor para los ciudadanos de sus países.

El cuatro de junio, aquí en Washington D.C., la Asociación de Esposas celebrará una gala, donde los ingresos se destinarán a prestar ayuda a niños lisiados. Les voy a apoyar al cien por cien, y animo a todos a hacerlo. En los últimos días, me he estado reuniendo con miembros del Congreso. Ayer, varios Embajadores se unieron a nosotros en nuestra discusión sobre cómo podemos trabajar juntos para combatir la epidemia del sida, la pobreza y otras cuestiones importantes que afectan a nuestra familia africana. Es muy importante para mí para ayudar a crear conciencia, y conseguir los fondos para nuestro continente hermano ... África.

Las estadísticas son asombrosas; todavía 9.000 personas mueren cada día de sida, todavía hay niños que están desbordando los orfanatos, y hay tantos que se mueren de hambre y mueren de enfermedades ... enfermedades que sólo necesitarían de una aspirina. Como he dicho durante toda la semana, muchos de los placeres de la vida de los que nos aprovechamos como agua corriente, electricidad, caminos pavimentados, aseos en casa y en el trabajo, camas y alimentos, son meros sueños para muchos en África. Esto no puede continuar.

Debemos utilizar todos los recursos que tenemos, debemos trabajar juntos para ayudar a combatir todos estos problemas. Varios miembros del Congreso han prometido su apoyo en nuestros esfuerzos: seguir golpeando la conciencia del pueblo estadounidense, y continuar su lucha por la financiación adecuada para los programas que afectan a África. Esto es algo bueno y debemos apoyarlos.

De nuevo, gracias, Asociación de Esposas de los Embajadores Africanos, por lo que están haciendo; me siento humilde y honrado por este reconocimiento. Y, permítanme decirles que ustedes tienen un amigo en Michael Jackson.
 
Grande, Michael

sábado, 26 de junio de 2010

El tributo de Yolanda



Yoli es una excelente amiga de La Cajita a la que tengo -pobrecilla mía- muy, muy descuidada porque últimamente ni le contesto los correos. Amiga mía, no es porque pase de ti, te lo prometo, es que realmente apenas tengo tiempo para nada. Se me acumulan el tiempo y las faenas y, tal y como he escrito últimamente por aquí, no he estado muy bien de salud, ni física ni mentalmente, sobre todo desde que mi madre me dejó el fatídico siete de marzo, por lo que me puedo pasar hasta días y días sin abrir el correo. Sirvan estas palabras de paso no sólo para Yoli, sino para todos aquellos amigos que me han escrito y tampoco han recibido respuesta. Lo siento, de verdad, e intentaré ir poniendo remedio en lo tocante al tema del correo, e ir actualizando más el blog.

Hoy me he metido en mi Hotmail porque necesitaba comprobar si me había llegado un correo del trabajo... y me he encontrado tu última carta y unos versos de homenaje a Michael muy, muy sencillos pero a la vez sé que escritos desde lo más profundo de ti. Me pedías que les hiciera un huequecito a ser posible en La Cajita y por supuesto aquí están. Te los he integrado también en una foto por si la quieres imprimir y guardar o colgar en algún tablón o pizarra que tengas, o simplemente tenerla en tu ordenador. ¡Espero que te guste este humilde montaje! :-)

Muchas gracias, Yoli, y disculpa si no te he dedicado últimamente el tiempo que te mereces. A Michael seguro que le han encantado tus versos, que, repito, los pongo tanto aquí debajo como en la fotografía. Por poquito que nos parezca lo que hagamos por él, siempre será algo grande, siempre será para honrar su memoria, siempre será un tesoro más para guardar en La Cajita.


MICHAEL, ME DI CUENTA DE QUE ERAS UN ÁNGEL...

CUANDO AL MORIR, ABRISTE TUS ALAS...

Y ME ACARICIASTE EL ALMA.

Yolanda (España)

viernes, 25 de junio de 2010

31.536.000 segundos sin ti




Michael, allá donde estés, con tu magia, porque sé que puedes hacerlo, dale al play. Dale al play, cierra los ojos y escucha porque mientras disfrutas de este fondo tranquilo y sereno quiero leerte esta carta que no está escrita con mis dedos, sino, también mágicamente, con mi corazón.



Te echo de menos. Ya no puedo escribirte cada día, como hace unos meses, pero sabes que no es porque no quiera. Sabes, porque te lo he contado, que diversas circunstancias, algunas realmente dolorosas y terribles, han provocado que me sea completamente imposible guardar un tesoro cada día en esta Cajita que nació hace ya unos meses, y que se ha ido alimentando cada día tanto de anécdotas sobre tu vida, tu obra, tus canciones y tu legado, como de la presencia de todos aquellos que hasta aquí han ido recalando. Algunos fueron flor de  un día, otros leyeron y no comentaron, otros más son seguidores diarios que leen pero no escriben, y otros, en fin, día a día hallan un motivo para entrar en La Cajita, comentar y rebuscar entre sus tesoros, encontrando en ella el más grande: tú.

Te echo de menos. Es un año, 31.536.000 segundos sin ti. Y, cuanto más lo pienso, más difícil me resulta de creer. Te oigo cada día, te veo en tus vídeos, te disfruto en tus fotografías, tan vivo, tan lleno de juventud, de fuerza, de energía, que se me hace tan complicado imaginar que jamás podré verte en concierto, que nunca más sacarás un nuevo disco, que -y se me hace de verdad un nudo en la garganta- no verás crecer a tus hijos... Eso sí, estarás en un mundo mejor porque te lo mereciste desde siempre, porque fuiste una buena y bella persona, porque aportaste tu pequeño gran granito para hacer de este mundo algo mejor. Pero te fuiste de esta Tierra hace 31.536.000 segundos, y esos son muchos, demasiados, para mí y para todos aquellos que tanto te queremos, que tanto te hemos seguido, o para aquellos jovencitos que te descubrieron, como mi hija, a raíz de tu ausencia.

Te echo de menos. Y mientras oimos tú y yo, y todo aquel que quiera hacerlo, este piano, quiero, a pesar de que no pueda guardar cada noche un tesoro en mi, tu (nuestra, vuestra) Cajita, que sepas que para mí es un inmenso orgullo tenerte presente cada día de mi vida, seguirte, seguir tu música y seguir tu vida, tu obra y tu legado a través de este humilde homenaje que es mi blog. Me siento muy orgullosa de que mucha gente de muchas partes del mundo (España, Venezuela, Méjico, Chile, Brasil, Estados Unidos) entre cada día, lea, comente, disfrute y, sobre todo, te conozca cada vez un poquito más. Y de que La Cajita sea ese nexo de unión entre muchas personas muy alejadas físicamente pero unidas por nuestro amor a ti.

Te echo de menos. Y aunque 31.536.00 segundos son muchos, y me pesan en el alma como la piedra de molino más grande del mundo, quiero decirte que estoy contenta porque soy creyente y creo que estás disfrutando de la paz que nunca te dejaron tener en vida. Vuela, mi Peter Pan de pelito azabache y ojos de ciervo. Vuela libre, vuela alto, que seguiremos viéndonos en mi, tu (nuestra, vuestra) Cajita. Y seguiremos viéndonos a pesar de estas lágrimas que hoy empañan mis ojos.

Te echo de menos. Un año sin ti. 31.536.000 segundos sin ti. Qué pena. Qué dolor que sigue desgarrando mi alma. Te quiero, mi dulce ángel. Mi dulce Michael.

miércoles, 16 de junio de 2010

Un mundo de locos




La próxima vista preliminar sobre el asesinato de nuestro ángel será el 23 de agosto (casualmente, el cumpleaños de mi padre, que en paz descanse, y unos días antes del aniversario de nuestro MJ).

Mientras, el juez Pastor decide que el asesino Murray puede seguir ejerciendo la medicina en el estado de California.

Esto es un mundo de locos.

domingo, 13 de junio de 2010

Pero... ¿quién era Ladonna Jones?





Michael, ¿cómo es posible que  precisamente seas tan egoísta? (Ladonna Jones, 11 años en 1984)



La muy conocida avaricia de los hermanos Jackson se hizo más patente aún cuando se planteó la gira Victory (1984), una gira de la que se anunció su nacimiento el 30 de noviembre de 1983, en The tavern on the green de Nueva York, como vemos en este vídeo. 



Es lógico que si tú desempeñas un trabajo, quieras -y debas- cobrar por él y cobrar lo que realmente crees que mereces. De ahí que cuando los Jackson buscaran patrocinador, lo hicieran pensando en aquel que les aportara mayor beneficio. Pero lo que hicieron con la particular forma de querer vender las entradas para el tour, la verdad es que sólo se llama de una manera: avaricia.


En junio de 1984 se planteó un concepto novedoso de venta de entradas para una gira de conciertos de un grupo musical: en lugar de la típica distribución de tickets en taquilla -internet llegaría bastantes años más tarde :-))- , las entradas se venderían a 30 dólares y sólo en paquetes de cuatro, por tanto 120 dólares, una cantidad bastante alta para la época. Es decir, que si a ti te apetecía ir sólo con tu novio o tu hermana, tenías a la fuerza que comprar otras dos y luego revenderlas. Pero lo malo no era sólo eso, sino que el encargar las entradas no significaba terminar con ellas en la mano, ya que un ordenador sería el encargado de elegir los cupones de aquellos lectores de periódicos que los habían recortado de sus páginas. Por ello, cada fan hubo de enviar 120 dólares, más el cupón -es decir, el importe del periódico iba implícito en él- más un cargo de dos dólares más "de gastos". Aparte de eso, las oficinas de correos de Estados Unidos se pusieron las botas, pues como en aquellos años, cada giro costaba 1,55 dólares, llegaron a recaudar en giros ni más ni menos que 18 millones, pues fueron 12 los millones de fans -que se dice pronto- los que mandaron el dinero para adquirir sus tickets. Cifras de mareo, sin duda.

Aunque Michael jamás quiso hacer esta gira, sin duda, como siempre, se entregó al cien por cien. Su cara aquí lo dice todo. Me encanta su expresión.


Había otra cosa que a la gente no le gustó nada: como había que devolver el dinero a los desafortunados que no serían elegidos por el destino -y el ordenador- para acudir a uno de los conciertos de la gira -que abarcaría 12 conciertos y 42 ciudades-, mientras se devolvía o no el excedente, que se calculaba en unos 1.200 millones de dólares, se hicieron cuentas y se calculó que ese dinero generaría, a un siete por ciento de interés, ni más ni menos que ocho millones de dólares de beneficio al mes para los Jackson. Un excelente negocio, sin duda, éste de la exótica venta de entradas por sorteo. Incluso los Jackson quisieron ahorrarse el dinero de los anuncios de donde los fans tenían que recortar los cupones, aduciendo que eran anuncios de servicio público (vaya morro, por mucho que me gusten -musicalmente- los Jackson). Para colmo, los elegidos no sabrían con exactitud a qué concierto les tocaría ir hasta dos días antes, con lo cual imaginaos si a uno le tocaba en la otra punta de Estados Unidos. E incluso más de uno se quedó sin entradas, después de que le tocara, porque Correos había sufrido retraso. No siempre le toca a nuestro país.

A estas alturas, vosotros, que sois fieles fans de Michael, os habréis figurado que nuestro angelito no tenía nada que ver con esto. Que cuando digo que a los Jackson les podía la codicia, no hablo de Michael.

¡¡¡¡¡¡BINGO!!!!!!

Michael, junto a su fiel John Branca, se reunió con sus hermanos para decirles que las cosas no se podían hacer de esa manera. Que no estaba de acuerdo con su planteamiento de que no todo valía para ganar dinero. Pensaba que la idea de encargarlas por correo era, sencillamente, "horrorosa". Tampoco estaba de acuerdo con que se vendieran de cuatro en cuatro, o que hubiera que comprar unos periódicos a la fuerza para conseguir unos cupones, o que hubiera que enviar giros postales. Y, naturalmente, que el importe máximo de cada una debía ser veinte dólares, no más.

Por supuesto, los hermanos votaron en contra de nuestro Michael. Dinero, dinero, dinero.

Esto, evidentemente, enfureció a Michael, quien avisó a John Branca y Frank Dileo de que ésta sería la última gira con ellos. Estaba claro de que no quería seguir con los Jackson como grupo y de que les dejaba libertad para que hicieran las cosas a su forma, una forma que a él no le gustaba en absoluto.

Pero había otra cuestión. Los fans de Michael se sintieron engañados, y digo bien los fans de Michael porque, aunque a todos les gustaran los Jackson como grupo, era evidente que al ser Michael el más popular y famoso, era el que se llevaba mayores y más encendidas críticas. Poco importaba que él se desmarcara de lo que planeaban sus hermanos. El caso es que la famosa cuestión de los giros y cupones seguía adelante. Aún así, la venta fue apoteósica y pronto se agotaron los periódicos, que se vendían como churros para que los fans adquirieran sus cupones. Por ello incluso se llegó a tiradas extras de miles y miles de ejemplares. Las entradas se agotaron enseguida. La Jacksonmanía seguía gozando, a pesar de todo, de buena salud.


Ladonna Jones era, en 1984, una chiquilla de once años que vivía en Dallas. Su mayor ídolo era Michael Jackson y soñaba con que llegara el momento de los conciertos para que sus padres la llevaran. Estaba loca por ir a ver a los Jacksons en el Victory Tour y así poder disfrutar de la magia que Michael desplegaría junto a sus hermanos. Cuando Ladonna vio que sus oportunidades se esfumaban, tanto por el precio de las entradas, como por la política de los cupones, como por tener que desembolsar a la fuerza más de 120 euros ya que había que comprar cuatro tickets a la vez, y como porque todo dependía de si la suerte estaba de su lado, decidió algo sorprendente: escribiría una carta abierta a Michael a través del Dallas Morning News.

En ella, Ladonna explicó que había estado ahorrando centavo a centavo realizando pequeños trabajos, como lavar coches, cuidar de los niños del vecino o regarle las flores del jardín a su tía. Pero estas tareas no le proporcionarían en absoluto el dinero suficiente como para poder ahorrar más de 120 dólares. "Michael, ¿cómo es posible que precisamente tú seas tan egoísta?"

Evidentemente, esta acusación por parte de una chiquilla de once años que había puesto toda su ilusión en ver a Michael, hizo que este se descompusiera. Un empleado de nuestro dios Rey le enseñó la misiva y Michael se disgustó muchísimo. A pesar de que ya llevaba muchos días sabiendo fehacientemente que el egoísmo y la codicia movían a sus hermanos, esta carta fue el detonante para tomar una decisión trascendental en el inminente curso del Victory Tour. Convocó a su mánager, es decir, a su padre Joseph, y a los promotores de la gira, Don King y a Chuck Sullivan. Inmediatamente les ordenó algo que a éstos no les gustó en absoluto: O cambiaban la política de venta de entradas, o la gira se haría sin él.

Es evidente que la política cambió. Bravo, Michael.

El día 5 de julio, es decir, el día antes de abrir la gira en Kansas City, Michael convocó una rueda de prensa junto a Tito, Marlon y Randy. En ella anunció que cedería todo el dinero que ganara en esa gira -y que iba a ser mucho, como luego se comprobaría- a instituciones benéficas. Asimismo, prometió que en cada ciudad en la que acudirían, serían donadas dos mil entradas a jóvenes discapacitados para que pudieran acudir a los conciertos.

En concreto, las palabras de Michael, nuestro bravo, honesto y valiente Michael fueron las siguientes:

Mañana empezamos el Tour y quiero hablar sobre algo que me preocupa. Hemos trabajado durante mucho tiempo para hacer el mejor show que podemos hacer. Pero sabemos que un montón de chicos tienen problemas para comprar sus entradas. El otro día recibí una carta de una chica de Texas llamada Ladonna Jones. Lleva mucho tiempo ahorrando dinero que gana con extraños trabajos para poder comprar una entrada, pero con el sistema actual, tenía que comprar cuatro entradas y no puede permitírselo. Así que he pedido al promotor si puede cambiar la forma de distribución de las entradas y buscar alguna forma para que no haya que mandar 120 dólares en una transferencia. También se habla de que el promotor está reteniendo dinero de entradas no vendidas. He pedido al promotor que deje de vender entradas de esta manera; así nadie que no tenga su entrada tendrá que pagar. Por último y  lo más importante: hay algo más que quiero decir. Quiero que sepáis que cuando accedí a hacer el Tour, decidí donar todo el dinero ganado a fines benéficos.

(Aunque ya hablaré más ampliamente del Victory Tour ya que hoy quería centrarme en la anécdota de Ladonna Jones, sólo señalaros que en las menos de dos horas de concierto, The Jacksons habían ganado 1 millón de dólares -de la época- por hora, y un total de 6 millones en los tres conciertos de Kansas, generando unos 26 millones para la ciudad y los comerciantes. Todo un mareo y que dice mucho de Michael porque podía haber ganado muchísimo dinero con esta gira, y prefirió donarlo, como tantas otras veces. Otra cosita:  Aprovechando que ayer escribí sobre Wanna be startin' somethin', apuntaros aquí que precisamente con esta canción se abrieron todos los conciertos.)

Imponente Michael


La carta de Ladonna Jones no había caído en saco roto. Además de modificar los planes de venta de las entradas, hizo que Michael se interesara especialmente por esa niña y ordenó que se le enviaran cuatro entradas, además de que había que llevarla al concierto en limusina. Una vez que la maravillada y sorprendida Ladonna vio el espectáculo, Michael se reunió con ella. Michael le preguntó si había tenido buenos asientos. La niña le dijo que no habían resultado ser muy buenos, pero que todo fue muy divertido. La gente le pregunta, ahora, de adulta, si Michael llegó a darle un piquito en los labios, pero ella afirma que no, que lo que le plantó fue un buen beso en la mejilla. Posteriormente, en 1998, Ladonna tuvo otro encuentro con Michael y éste le firmó el disco Victory.


Finalmente, si os apetece conocer la opinión y los recuerdos de Ladonna a los tres días de la ausencia de nuestro dios Rey, pinchad aquí (artículo en inglés), donde también hay un vídeo de Ladonna hablando de Michael y de su anécdota sobre las entradas del Victory Tour, con profusión de recortes de prensa con la noticia.

Ladonna Jones. "Pero... ¿quién era Ladonna Jones?", se ha podido preguntar más de uno cuando ha visto su nombre ligado al de Michael en algún reportaje. Su nombre quizá no sea conocido a nivel popular, pero fue la personita de once años que originó con su valentía al escribir una carta abierta, una decisión transcendental en el curso del Victory Tour. Que se aguanten los avariciosos y que vivan los que menos tienen.


sábado, 12 de junio de 2010

Wanna be startin' somethin' (Thriller, 1982)


Michael abriendo un concierto en Pitsburgh con WBSS (1998)


Sí. Todo final ha estado precedido de un comienzo. Un comienzo de minutos, horas quizá, atrás. Un comienzo que marca que algo va a comenzar. Algo bueno, algo malo, algo interesante, algo, lo que sea. Wanna be startin' somethin'.

Tras este parón de muchos, muchos días, hoy por fin quito con mimo la tapa que cierra esta Cajita que tanto me ha dado para escribir una nueva entrada y comenzar una nueva etapa (o, en realidad, continuar con la anterior, la de hace unos días). Decía mi querida Billie Jean que dónde estaba, que se me echaba de menos. Yo también os echaba de menos. A todos, a los más cercanos que me han seguido desde siempre, a los que se apuntaron ayer mismo como seguidores. Qué más da. Todos estamos unidos por nuestro inmenso cariño y apoyo a Michael y todos estamos metidos en el mismo barco de tristeza y desesperación desde aquel aciago 25 de junio. En unos días hará un año. Qué barbaridad. No quiero repetir el topicazo, pero es que los tópicos suelen basarse en verdades, así que ahí va: Cómo pasa el tiempo...

He estado mal de salud, y por otro lado, aunque sabía que el fallecimiento (la ausencia) de mi madre desde el pasado siete de marzo iba a marcarme, no pensé que iba a hacer de una manera brutal que perdiera las ganas de actualizar mi Cajita casi a diario, como hacía. Han surgido pruebas médicas, tanto para mí como para mi hija, cosas que hacer, tareas que se iban quedando pendientes, muchas de ellas por actualizar el blog a diario (de mi otro blog casi ni hablo, pobrecito, que lo tengo tan abandonado... Y me acaba de proponer una web de carnaval que colabore con ellos redactando entradas y artículos, algo que haré encantada, ya os iré contando, pero no sé de dónde voy a sacar tiempo, la verdad :-S). Y sobre todo, necesitaba descansar. Preparaba cada entrada bastante tarde en la noche, y le estaba quitando horas de sueño a mi cuerpo. Y una, que anda ya por los 43 y medio y no está para muchas fiestas, pues ha decidido que eso no puede ser. Así que, amigos, por supuesto que seguiré con mi Cajita, pero probablemente no al ritmo endiablado que me he marcado en estos últimos meses, ya que esa ilusión que tenía puede volverse una carga al ver la actualización de entradas como una obligación. Y yo no quiero eso para mi (nuestra, vuestra) Cajita. Y sé que tampoco vosotros.

Así que, va por todos vosotros, pero especialmente y ella sabe por qué, para mi Faly, el significativo título de Wanna be startin' somethin': quieres que empiece algo. Sí señor, va a comenzar algo. Señoras, señores:  por favor, abróchense los cinturones y dénle al play.



Tras esa joya de la corona que es Billie Jean, y que es mi canción perfecta, mi preferida por encima de ninguna otra, mi canción favorita de Thriller (1982) es Wanna be startin' somethin'. Desde luego es muy complicado elegir una canción en un disco que, para mí, es sencillamente perfecto. Pero sí, WBSS es, desde que la oí por primera vez, una canción tan endiabladamente hipnótica que se convirtió en una de mis favoritas desde un primer instante. Frenética, divertida tanto en su ritmo como en su laberíntica letra, WBSS se convirtió, desde el momento de su edición, en una de las canciones emblemáticas de Michael. Y esto ha seguido ocurriendo con el paso de los años, sin perder ni un átomo de frescura, porque, ¿quién nos iba a decir a nosotros, los más mayores, los cuarentones, que ese endiablado Ma ma se  ma  ma sa coo sa iba a sonar con tantísima fuerza y éxito muchos años después en la voz de la bellísima cantante de Barbados Rihanna?



Y, sintiéndolo mucho por los fans de LaToya XD, y, con el debido respeto, también ella se decidió a versionar en su momento WBSS, aunque, todo hay que decirlo, sin demasiado éxito... XD



Hasta Michael, el pobre sufriendo aquí laringitis (HIStory Tour, Munich, julio de 1997), canta mejor que  la inefable LaToya :-))



Y, aunque he buscado y rebuscado, no encuentro testimonio gráfico (ni fotos ni vídeo) de una gran, enorme curiosidad. ¿Sabíais que WBSS fue, a mediados de los gloriosos ochenta, la sintonía de un anuncio de compresas Evax cuya protagonista era Paola Dominguín? Qué lástima porque mira que he rebuscado, pero no encuentro ni vídeo ni fotos del anuncio, uno que me encantaba, por razones obvias, y no precisamente porque fuera fan de Paola o de las susodichas compresas :-))) Sí recuerdo que Paola se tiraba sobre la cama y se ponía unos vaqueros, preparándose para salir, mientras sonaba el principio electrizante de WBSS, con esa base acústica sencillamente perfecta.

Pero vámonos al principio. WBSS sale como single de Thriller el 25 de mayo de 1983, siendo el cuarto sencillo del disco. Entró directamente en las listas de música pop para estar allí durante quince semanas e ingresar al número cinco del Billboard Hot 100, aunque llegó al número 1 de dos listas: Hot black singles y Hot Dance Club Songs. En Gran Bretaña no llegó al número uno, pero sí a un honroso puesto número 8. Curiosamente, el single no fue acompañado en esa ocasión por ningún vídeo. Pero fue una de las canciones más destacadas de Michael, y de hecho durante la gira Bad Tour fue la elegida para iniciar el espectáculo. Era lógico. Algo iba a dar comienzo. Era un frenético principio para un excelente show.

Esta locura de canción fue compuesta por Michael en 1978, y en principio iba a publicarse en el magnífico Off the Wall (1979). Pero se desechó para dicho álbum, quedando finalmente para el Thriller. Es muy curioso que ya en 1978 Michael hablara de una tal Billie Jean en su canción, una Billie Jean que luego nos volvemos a encontrar en 1982.  Mucho más adelante en el tiempo, en 2008, se regrabó con Akon una versión que fue incluida en el Thriller 25 y que en Estados Unidos llegó al puesto número 48 de las listas. Qué queréis que os diga. Como la primera, ninguna. Pero tiene algo especialmente emotivo pues fue el último sencillo de MJ antes de su fatal ausencia.  Como curiosidad, se llegó a filtrar en la red una variante de esta versión en la que no aparecen los coros de Michael.

¿Otra curiosidad relacionada con esta canción, pero más alejada en el tiempo? En julio de 1984, en plena ebullición de la fiebre por el aerobic (figuraos, mediados de los ochenta, calentadores, mallas de colores ácidos con el corte de pierna altísimo, hasta la cintura, cintas en la frente, melenas cardadas... XD), se edita el álbum de la Columbia Records "Jane Fonda's Workout Record- New and Improved", que incluía la canción Wanna be startin' somethin'. Desde luego, más de una sudaría lo suyo practicando aerobic al ritmo de WBSS.




Mírala ella qué rica, demostrando lo estupenda que hacía aerobic que ni se despeinaba...


En este disco fue en el que se incluyó WBSS. Michael Jackson aparece en portada el primero de una lista de grandes intérpretes que ofrecían sus canciones en dicho disco: Supertramp, ELO, Quincy Jones junto a James Ingram, etc.

Como suele ocurrir con las canciones de nuestro dios Rey del Pop, no sólo hemos podido disfrutar de la típica versión single, sino que salieron bastante más versiones. Aquí tenéis una pequeña relación, incluyendo la nueva versión con Akon:

Versión Estados Unidos

"Wanna Be Startin' Something'" (7" edit) – 4:17

"Wanna Be Startin' Something'" (instrumental) – 6:30


Versión Reino Unido

"Wanna Be Startin' Something'" (album version) – 6:02

"Rock With You" (live with The Jacksons) – 3:58


Mixes

Album version – 6:03

12" version – 6:30

Instrumental – 6:30

7" edit – 4:17

Brothers in Rhythm House Mix – 7:40 (Esta la oí el otro día en Salvaje FM y me pareció muy movidita. Aquí el enlace para bajárosla)

Tommy D's Main Mix – 7:35

"Wanna Be Startin' Something' 2008" (with Akon) - 3:45

"Wanna Be Startin' Something' 2008" (with Akon) (Johnny Vicious Radio Mix) - 3:36

"Wanna Be Startin' Something' 2008" (with Akon) (Johnny Vicious Club Remix) - 9:03

"Wanna Be Startin' Something' 2008" (with Akon) (Johnny Vicious Warehouse Thrilla Dub) - 7:23

Y, para corroborar gráficamente tanta versión, aquí tenéis unas cuantas portadas, versiones japonesas incluidas. La canción será la misma, pero fijaos cuánta variedad... y seguro lo que se me queda en el tintero. Y qué monería de niño, que era un muñeco Nenuco en esa época.



















Pero todo no fue positivo en WBSS, al menos, de entrada. El 9 de julio de 1985 comienza en París el juicio de la demanda a través de la cual el músico Manu Dibango, conocido como "El león de Camerún", acusa a Michael de que WBSS es  un plagio de su canción Soul Makossa, que es la joya de la corona de este saxofonista, pues absolutamente siempre la toca en sus conciertos. Además, como curiosidad, fue el primer éxito a nivel mundial de un músico africano. La canción era muy pinchada por los DJ's neoyorquinos a finales de los setenta, en plena efervescencia de la música disco, y así llegó a manos de Michael. Originalmente, el canto era "mama-koo-mama-sa maku ma-ku-sa", cambiándolo nuestro MJ a "ma ma say, ma ma sa, ma ma coo sa". Pues bien, el juicio, tras cuatro años, fue perdido por nuestro angelito, que tuvo que pagar dos millones de francos, llegándose efectivamente a ese acuerdo en 1986.

Pero posteriormente, en febrero de 2009, de nuevo se demandó a Michael y a Rihanna por el uso de ese trocito, Ma ma se, etc., en  el caso de él para la versión 2008 de WBSS, y en el de ella, para Don't stop de music. Lo que se pedía en esta ocasión para  las discográficas de ambos artistas fue 650.000 dólares de condena (Michael, en su descarga, pidió permiso en esta ocasión, pero le fue denegado). Si queréis leer más información sobre este lío, pinchad aquí. Al parecer, Manu Dibango no estaba tan molesto con Michael como lo estaba con Rihanna. Ésta le pidió permiso a Michael para incluir el ma ma se, saltándose a Manu. Lo que me entristece de todo es que Michael lleve casi un año de desgarradora ausencia, y aún no haya concluido el juicio. :-(( Pero por otro lado las palabras que Dibango dice de nuestro maravilloso MJ son bonitas, pese a esta disputa legal:

Lo único que puedo decir es que me hace muy feliz que una pieza que yo compuse le haya gustado a Michael. Por lo demás, se trata más bien de un litigio entre abogados exclusivamente; porque a decir verdad, uno copia solamente lo que uno ama. Nunca hubo relación alguna entre nosotros dos. Sin embargo, le diré que Michael Jackson es uno de los máximos artistas de nuestro siglo, pese a que una cosa nada tenga que ver con otra. La vida sigue su curso.

Aunque yo no sé francés, en este vídeo es patente el gran cabreo del señor por el uso del Ma ma se tanto por parte de Michael en su momento como en años recientes por Rihanna -y yo añadiría también por Jay-Z, en una canción de su álbum In my lifetime, vol. 1, o por Wyclef Jean en un tema de su álbum Carnival... y no han sido los únicos, pues investigando he hallado otros tres grupos y artistas que también lo han incluido en sus canciones-:



(Según la revista Rolling Stone, Ma ma se ma ma sa, etc., no tiene ningún significado concreto, sino que son unas palabras usadas en cánticos cameruneses para lograr ciertos efectos vocales en una canción. De todas formas, Makossa significa "baile" en duala, una lengua camerunesa. Así que ya sabemos qué se quería contar cuando se escribió esto.)

Hombre, es cierto que el Ma ma se de Manu Dibango, escrito en 1972, se le parece muy sospechosamente, y no quiero pensar otra cosa que no fue plagio, sino sencillamente una adaptación. El problema fue que Michael, cuando lo metió en su álbum Thriller, ni pidió permiso al saxofonista camerunés, ni lo incluyó en los créditos del disco. Pero hasta los más santos del cielo han cometido sus pecadillos ;-)) ¿A que a nuestro Michael se lo perdonamos todo? XD



Wanna be startin' somethin' (Thriller, 1982)

Chorus:


I said you wanna be startin' sometin'

You got to be startin' somethin'

I said you wanna be startin' somethin'

You got to be startin' somethin'

It's too high to get over (yeah, yeah)

It's too low to get under (yeah, yeah)

You're stuck in the middle (yeah, yeah)

And the pain is thunder (yeah, yeah)

It's too high to get over (yeah, yeah)

It's too low to get under (yeah, yeah)

You're stuck in the middle (yeah, yeah)

And the pain is thunder (yeah, yeah)



I took my baby to the doctor

With a fever, but nothing he found

By the time this hit the street

They said she had a breakdown

Someone's always tryin' to start my baby cryin'

Talkin', squealin', lyin'

Sayin' you just wanna be startin' somethin'



Chorus

You love to pretend that you're good

When you're always up to no good

You really can't make him hate her

So your tongue became a razor

Someone's always tryin' to keep my baby cryin'

Treacherous, cunnin', declinin'

You got my baby cryin'



Chorus



Billie Jean is always talkin'

When nobody else is talkin'

Tellin' lies and rubbin' shoulders

So they called her mouth a motor

Someone's always tryin' to start my baby cryin'

Talkin', squealin', spyin'

Sayin' you just wanna be startin' somethin'



Chorus



(Ad lib)

If you can't feed your baby (yeah, yeah)

Then don't have a baby (yeah, yeah)

And don't think maybe (yeah, yeah)

If you can't feed your baby (yeah, yeah)

You'll be always tryin'

To stop that child from cryin'

Hustlin', stealin', lyin'

Now baby's slowly dyin'



Chorus



(Ad lib)

Lift your head up high

And scream out to the world

I know I am someone

And let the truth unfurl

No one can hur you now

Because you know what's true

Yes, I believe in me

So you believe in you

Help me sing it

Ma me se, ma me sa, ma ma coo sa, ma ma se, ma ma sa, ma ma coo sa

(Repeat - fade out)