martes, 30 de marzo de 2010

Rota




Esta noche puedo sentir tu fuerza.
Puedo sentir tu cálido abrazo a través de tu música.
Esta noche te siento, inmenso. Te siento.

Sola, en mi habitación vacía de ti aunque no de tus recuerdos, te oigo, te siento muy dentro, aunque no tuviera puestos estos auriculares de ahora mismo. Tu música, tu voz, martillean mis oídos, una, dos, cinco, diez, cien veces más. Siento tu halo, como dice la canción. Ni siquiera me haría falta oírte. Con saber de tu presencia, eso sólo me bastaría. Es mucho tiempo ya, muchas vivencias, muchos años de mi vida contigo como fondo. Tus rizos, tu sonrisa, tus manos, tus ojazos de ciervo, tu fedora negro, tu fedora blanco, tus caricias a los niños, tus canciones, tus pantalones dorados, tu guante, tu baile, tus mocasines flotando sobre el suelo, tus grititos, tu grito de pavor ante la injusticia, mi grito de horror ante tu crucifixión pública, las lágrimas que derramé por ti, las sonrisas que derroché por ti, ir con Faly al cine a ver Moonwalker en enero del 89, la llamada que recibí de Faly al móvil desde uno de tus conciertos para que yo te oyera en directo, recibir también de Faly aquel maldito mensaje la madrugada del 26 de junio, el nacimiento de tus hijos, la noticia de tu vuelta, tus discos Off the wall y Thriller cien mil veces pinchados en el tocadiscos de mis hermanos, tu disco BAD cien mil veces pinchado por mí en los platos de los 40 Principales, oler tu piel por las muestras de tus perfumes que Bea me ha enviado, tu obra, tu legado, tu magia inmensa... Tú.

Esta noche, madrugada ya, tenía ganas de llorar, en una confusa mezcla de sentimientos tristes. Por ella, mi madre, por supuesto, como me ocurre todas las noches, pero hoy también por ti. Mejor lo escribí y me desahogué a través de mis pensamientos hechos palabra, conteniéndome. Pero en este último párrafo aún me quedan lágrimas en los ojos a punto de desbordarse y que quieren salir. Y, como son más fuertes que yo, finalmente lo logran, y rompen. Y me rompen.

Buenas noches, Mamá.
Buenas noches, Michael.

lunes, 29 de marzo de 2010

Michael aparece por sorpresa en la 26 Gala Anual de NAACP (Enero 1994)




Le dedico esta entrada a Beackson, ella sabe por qué: porque me repartió un trocito de ilusión perfumada un viernes en el que estaba especialmente de bajos ánimos. Gracias, Bea.


Aunque tengo prevista una entrada mucho más detallada sobre el infame examen fotográfico y forense al que fue sometido Michael un aciago día de diciembre del 93 en su habitación de Neverland (ya sabéis, las crueles fotografías de su cuerpo desnudo para comprobar si el niñato del Chandler había dicho la verdad sobre su cuerpo en general y sus genitales en particular), hoy quiero dedicar mi entrada a la primera aparición en un escenario de Michael tras esta horripilante experiencia.


Fue en Pasadena (California), el 5 de enero de 1994 en la Gala de los NAACP (National Asociation for the Advacement of Colored People, es decir, Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color). El principal objetivo de esta entidad, como podéis imaginar, es garantizar a estas personas los derechos garantizados en los artículos 13, 14, y la enmienda del 15 a la constitución norteamericana, que prometió poner fin a la esclavitud, la igualdad de protección frente a la ley, y el derecho al voto. Por cierto, ¿sabíais que Kendall Brown, tatarabuelo materno de Michael fue un esclavo de los campos de algodón y, al parecer, cantaba muy bien? Destacaba por su voz en los cantos dominicales de la iglesia, y terminó adoptando el apellido de la familia que lo tenía como esclavo, Scruse, apellido de soltera de Katherine.



Pues bien, esta no fue su primera aparición en público, pues ya anteriormente, el 30 de diciembre, se le pudo ver en el complejo "Treasure Island", de Las Vegas, con su amigo y asesor financiero, Michael Milken, y con Steve Wynn, dueño del complejo. Y también el uno de enero, pasó dos horas en el Hotel MGM de Las Vegas... aunque completamente disfrazado, así que ahí nadie se percató de su presencia. Eso sí, por la tarde recibió una estruendosa ovación cuando acudió a una gala especial por el Nuevo Año en la que actuaba la gran Barbra Streisand, en el MGM Grand Garden. Michael asistió acompañado nuevamente de Michael Milken, y recibió tanta atención como la diva norteamericana.

Pero si hablamos de una aparíción sobre un escenario, entonces sí, entonces nos vamos a esta gala, la número 26 de la NAACP. En principio, se trata de una aparición sorpresa, y así constó en todos los medios, pero yo creo que no lo fue tanto, al menos no para la organización, pues Michael tenía como cometido entregar el premio a la mejor coreografía, que ese año recayó en Debbie Allen, la conocidísima profesora de baile de la serie "Fama". Para el público sí constituyó  una sorpresa, pues nadie sabía que Michael estaría allí para hacer la entrega de un premio... aunque ya figuraba una pequeña pista: en el programa de mano de dicho evento aparecían un par de hojas con fotografías de Michael y las palabras: "Michael, te quiero. Elizabeth". Su amiga eterna no podía dejarle en la estacada, estaba luchando junto a él y así quería reconocerlo de una forma pública, una vez más.



El caso es que Michael, guapísimo hasta decir basta, con una chaqueta azul marino de corte militar y su rizada melena muy larga, más que en otras ocasiones, apareció de improviso en el escenario y se desató la locura. Tras las horribles acusaciones, tras los horrendos días anteriores, sólo suavizados en parte por la fiesta sorpresa de Liz -sí, la primera celebración de la Navidad con los regalos y las Super Soakers-, tras la conocida y triste aparición de Mike vía satélite desde Neverland para declarar con el rostro desencajado que era inocente y que le habían sometido a unas tortuosas y denigrantes pruebas... aparecía cara al público como un verdadero profesional, con la cara bien alta, con una gran sonrisa, demostrando así que no tenía que esconderse ni de nada ni de nadie, que no tenía que estar cabizbajo ni avergonzado de algo que no había hecho.



Mientras los aplausos y los vivas sonaban atronadores como muestra de apoyo, un emocionado Michael sonreía y, antes de entregar su merecido premio a la estupenda Debbie Allen -que al día siguiente cumplía 44 años y que fue en ocasiones coreógrafa de Mike-, pronunció el siguiente discurso, del que os ofrezco también su traducción. Un discurso valiente, en el que en su primera parte habla de los valores y del trabajo de la NAACP (para que luego los listos repitan que Michael se avergonzaba de ser negro), y en el que en su segunda parte encara el dificílisimo momento por el que estaba pasando. 




Aquí tenéis las palabras de Michael: (esa sonrisa al empezar a hablar, por Dios...)

(Ante los ánimos del público) Yo os quiero también. Gracias por vuestro cálido y generoso apoyo. Os quiero muchísimo.

Durante décadas, la NAACP ha luchado por la justicia y la igualdad para todo el mundo. Han luchado en los comedores del sur y en el Tribuanl Superior por todo el país para conseguir la igualdad y dignidad de la gente. Miembros de la NAACP han estado en la cárcel e incluso han resultado asesinados por sus nobles ideales, en los que se basa hoy nuestro país.

Ahora estos méritos significan mucho para mí en esta etapa de mi vida, como que todo el mundo es inocente (El público grita e irrumpe en aplausos) hasta que se demuestre lo contrario, y lo dictamine un jurado. (El público sigue apoyándole con sus gritos de ánimo y aplausos, poniéndose en pie. Destaco por cierto el entusiasmo del marido de Debbie Allen desde que Michael apareció en escena.) Realmente nunca me he tomado el tiempo suficiente para considerar la importancia de este ideal, hasta que ahora, que soy la víctima inocente de unas acusaciones falsas (Breve interrupción) y ves como lo peor de la gente sale y te condena sin ni siquiera haber escuchado la verdad. (Nueva interrupción, en esta ocasión sobresaliendo un grito femenino que hace que un Michael absolutamente adorable dé las gracias y diga de nuevo que les quiere... y que les quiere más). No sólo soy un presunto inocente.  Soy INOCENTE, (delirio del público) y sé que la verdad será mi salvación.

Vosotros habéis estado aquí para apoyarme y luchar por mi inocencia, que junto con mi fe en Dios, sé que no estoy solo en esta batalla. (Más ánimos del público mientras Mike, con esas hechuras, esas piernas larguísimas con uno de sus pies apoyado en la base del atril, tira un beso a alguien, ufffff...) Juntos, lo lograremos. Y estoy muy orgulloso de estar aquí. (Y una mordidita de labio que termina de matarme, claro)

Y ya continúa dando paso a la entrega de premio a la mejor coreografía. Por Dios, no os perdáis esas sonrisitas. Este niño nos mata un día de un infarto. Y pensar que ese bombón se lo estaba comiendo ya Lisa Marie, con la que estaba a punto de casarse...

Me encanta el cariño con que Debbie y Michael se saludan, y cuando Debbie dice, señalando a Michael, que es una noche "histórica por muchas razones", y directamente le dice "Michael, estamos de tu parte".




A pesar de que lo veo tan guapísimo y sonriente en las fotografías y en el vídeo, no puedo evitar pensar que pocos días antes derramó muchas lágrimas mientras le fotografiaban y examinaban desnudo (repito que ruego a Dios Santísimo que si esas fotos todavía existen, como dicen, guardadas en una caja de seguridad, que permita que nunca jamás salgan a la luz), y pensar en que en esos momentos actuaba como dicen de los payasos, que ríen por fuera mientras lloran por dentro, me pone muy triste. Cuántas veces más tuvo que repetir esta criatura que era inocente, Dios mío, cuántas veces... y se fue a las estrellas y muchos siguen sin creerle.





sábado, 27 de marzo de 2010

¡Quiero ir en la nave del Comandante Jackson!



A ver, levantad el dedo: ¿A quién de nosotros no nos gustaría ser parte de la tripulación de una nave espacial cuyo comandante fuera Michael, el Michael con pinta de príncipe encantado de la época Remember the time? Jeje... no, si ya lo sabía yo... XD




Ya conocemos todos la adoración absoluta de Mike por todo tipo de videojuegos, consolas, pinballs, arcade, y todo lo que tenga relación con un marcianito o con luchas de naves intergaláticas. Era impresionante la sala de juegos electrónicos que poseía en Neverland, y en la que disfrutaban tanto él y sus hijos, como unas personas sumamente importantes, sobre todo para él: cientos y cientos de niños enfermos y desahuciados que acudían a divertirse a Neverland y se pasaban las horas jugando gratis, además de en el fantástico parque de atracciones del exterior, en estas decenas de máquinas y simuladores. Toda una gozada que Michael, como un mago especial, les ofrecía antes de las sesiones de cine, palomitas, chuches y refrescos en su teatro particular.

He encontrado este post (por favor, no os lo perdáis) en el blog "Marcianitos", en el que Isk, un ingeniero informático amante de los videojuegos y admirador de nuestro Niño, nos describe al detalle esta fantástica sala de videojuegos y pinballs de Michael, y dentro del mismo incluso nos ofrece el enlace de realizar una visita virtual. Me ha encantado el post, y así se lo he dicho a su administrador, porque habla con mucho respeto y admiración del gran Michael. Añado también su post sobre el videojuego Moonwalker, y no os perdáis por favor, además de la entrada, el comentario que le hace a un usuario de su blog. Me ha conmovido.

Pues bien, seguro que a nuestro Michael, atraído por ser parte integrante de uno de estos videojuegos, pero en este caso a lo grande, no le tembló nada la mano cuando firmó con SEGA este acuerdo: ser el Comandante Jackson en el simulador virtual AS-1 Virtual Ride. (Imagino que alguna vez os habréis subido en las ferias a uno de estos simuladores, generalmente diseñados para seis u ocho personas. Reconozco para mi vergüenza que una vez hasta caí al suelo del meneo que tenía ese cacharro. ¡Menos mal que me monté yo sola! :-S).

Cuando subías a la nave, que es esta...





... aparecía una imagen del Comandante Jackson dándote la bienvenida y comentándote, como Jefe del vuelo, la misión que debías desempeñar. Michael cuenta que se trata de una misión de entrenamiento cooperando con una estación espacial que se encuentra en órbita. Con la ayuda de Mike, que nos va guiando, y tras haber tomado el control, pasamos por un túnel y luego, al espacio, hasta que de repente, nuestra atención, que está en todo momento fija en un espléndido y guapísimo Michael vestidito de blanco y que nos guía con L.O.V.E. por dónde debemos tirar XD, se desvía hacia un peligro real: ¡nuestra nave está siendo atacada por "los malos", los invasores, hasta que, si no los sabemos esquivar, sufrimos un percance! Pero Michael está en todo e incluso pregunta si nos encontramos bien. ¡Pero qué lindo es nuestro angelito! :-))






Una vez demostrada la destreza de cada uno, y así evitar pegarnos una buena leche, si logramos esquivarlos, aterrizamos con más o menos arte, y de esta manera obtenemos nuestra deseada licencia de Piloto Espacial.



El juego en sí se llamaba Michael Jackson-Scramble Training, que formaba parte del simulador Advance-Simulator One, como os he puesto más arriba conocido simplemente como AS-1 Virtual Ride. Data de 1993 y se presentó tanto en los parques temáticos de SEGA como en otros llamados Joypolis. Como la máquina disponía de efectos hidráulicos y giros de 360º, los efectos que se lograban dentro eran increíbles, como si efectivamente sus usuarios estuvieran en  una nave real y notaran las sacudidas, las curvas, las embestidas de otras naves, etc. De todas formas este sistema no tuvo larga vida y, además del juego de Michael, sólo se estrenó otro: Megalopolice (también llamado Muggos). Las últimas unidades estuvieron en Disneyland Paris y en algunos parques de Estados Unidos.

Vamos, yo entro en un simulador de estos, me veo a Michael vestidito de esa guisa y me dice con esa vocecita: "I'm the Commander Jackson" (minuto 0.11)... ¡¡y es que me mueeeeeeero del soponcio, ni malos que me ataquen ni nada de nada!! XD





Este nos interesa desde el minuto 0.45. Está sacado de un documental francés de 1994, Otaku:



(Gracias al foro Michael's Hideout de donde he sacado gran parte de esta información)

viernes, 26 de marzo de 2010

35 minutos de su tiempo


¿Os suena Benny Hill? Durante la época de principios de los ochenta, sus disparatados gags persiguiendo a chicas ligeritas de ropa, como si fuera un sátiro salido, hacían furor en España, y se emitían a su vez en las televisiones de medio mundo. Inolvidable la melodía del programa que le dio más fama, "The Benny Hill Show":



De hecho, en internet circula esta peculiar versión de Thriller a ritmo de Yakety Sax, la trepidante canción del Show... XD



Benny Hill, nacido en Southampton (Inglaterra), en enero de 1924, se inició en el mundo del espectáculo en 1941, inspirado por su abuelo, gran amante del music-hall y las variedades. En 1955 se estrenó en la BBC el que sería su gran bombazo durante muchísimos años, El show de Benny Hill. El programa se emitió en la BBC hasta 1969, fecha en que pasó a emitirse por la Thames Television, hasta 1989.

Yo recuerdo haberme reído mucho con doce o trece años viendo este programa, pero en ese momento no entendí de lo que se acusó al humorista años más tarde: que era un espectáculo muy sexista, donde las mujeres eran meros elementos decorativos, y donde sólo salía la faceta del humorista como la de un hombre salidísimo que soñaba con dar un cachete en el trasero a las chicas, o las perseguía de forma obsesiva mientras ellas corrían en bikini.  De hecho, su biógrafo, Mark Lewisohn, ha afirmado que en Gran Bretaña es tabú nombrar a Benny Hill, y sus programas raramente son repetidos en las televisiones. Además, en 2007, sus programas fueron eliminados de la televisión británica, aduciendo que tenían una gran carga machista. Y sí, puede que lo fueran, y reconozco que algunos chistes eran verdes y picantones, pero era el humor imperante de la época y yo opino que cada cosa tiene su momento, y no por ello tiene que borrarse de la memoria colectiva. Pero bueno, ellos sabrán...



El caso es que tanto Michael como Benny se admiraban mutuamente, y además les unía un nexo común: ambos adoraban a Charles Chaplin. El genial "Charlot" tenía muchas cintas de vídeo con los trabajos del cómico inglés, y su representante y él fueron las únicas personas ajenas a la familia Chaplin que pudieron acceder a su estudio privado.

A Benny, debido, entre otras causas, a su obesidad, le dio un ataque al corazón el 11 de febrero de 1992. A pesar de que los médicos le recomendaron una operación, el artista se negó. Y estuvo ingresado en el hospital unos días hasta que estuvo lo bastante recuperado como para volver a su casa. Vivía solo, pero al menos era su hogar y no un frío centro hospitalario.

Pero entre tantas pruebas, inyecciones y análisis, algo llenó de alegría al deteriorado corazón de Benny. Su admirado Michael Jackson estaba de visita en Gran Bretaña desde el 19 de febrero, y el día 22, la jornada más importante de Michael en Londres, porque fue cuando firmó el contrato con las próximas fechas del tour Dangerous, encontró tiempo para acercarse al hospital Royal Brompton a verle. Michael llevó a Benny un ramo de flores y estuvo junto a su cama durante 35 minutos, dándole ánimos y rememorando algunas anécdotas de la grabación de los programas. Seguramente también Michael le contó que cuando era pequeño, en una de tantas entrevistas que le hicieron a principios de los setenta, le soltó a un asombrado crítico británico de música: "¡Me encanta tu Benny Hill! ¡Es tan divertido!"


Michael y Benny saludan a la cámara en el hospital Royal Brompton. Michael imita el saludo de uno de los personajes más conocidos de Benny, el marinero Fred Scuttle. ¡Grande, Michael!


Benny falleció el 19 de abril sentado en la butaca de su salón, delante de una tele que se quedó encendida, aunque como vivía completamente solo, hasta el día 24 la policía, alertada por los vecinos, no accedió a la vivienda y halló el cadáver del cómico. Al pobre lo saquearon en su tumba porque se rumoreó que había sido enterrado con muchas joyas y oro. Y tuvieron que darle otro entierro digno, en esta ocasión con una losa bien sólida, a prueba de ladrones. Por cierto, tenía siete sobrinos que se repartieron los diez millones de libras que dejó como herencia, pero que yo sepa, no apareció ninguno por su casa para acompañarle en sus últimos días, tan enfermo como estaba... Es para reflexionar.

Me consuela y me enorgullece, una vez más, que una megaestrella como Michael se tomara 35 minutos de su tiempo para llevar flores y acompañar a  un hombre que estaba completamente solo y que murió también completamente solo. Al menos fue un dulce bálsamo para el roto corazón de Benny Hill, pocos días antes de que nos dejara del todo. Machista o no, a mucha gente, entre ellas a Michael y a mí, nos hizo reír muchísimo. Y con eso me basta y sobra.

jueves, 25 de marzo de 2010

Michael gana tres premios en la American Music Awards de 1980



(Se cumplen hoy nueve meses de su ausencia y, como en un embarazo, en este caso doloroso y difícil, se nos han ido pasando estos días casi en un soplo. Cuando menos nos demos cuenta, se cumplirá un año y espero, deseo, anhelo con todo mi corazón que ya para entonces el cerdo de Murray, que cesó de hacerle las maniobras de reanimación para recoger las medicinas de la habitación antes de que llegara la ambulancia, esté bien metidito entre rejas (os recuerdo que el juicio comienza el próximo cinco de abril), y que las cadenas de radio y televisión recuerden a nuestro Rey eterno con el respeto que se merece y no removiendo una mierda que ellos mismos inventaron y que dejaron crecer, crecer y crecer, aniquilando en vida a un extraordinario artista y mejor persona. Como dije el último día 25, he prometido no recordar cada 25 entre lágrimas (y menos en mis circunstancias actuales, en las que, sinceramente, no estoy en mi mejor momento, ni emocional ni físico, como podréis entender, por la ausencia de mi madre, algo que aún no me creo), así que me lanzo con una entrada en la que recuerdo una entrega de premios en la que un jovencísimo Michael brilla como la más fulgurante y la vez dulce estrella.)

Fulgurante no sólo por los brillos que lucía ese día en su vestuario, y que tanto le favorecían y le gustaban, sino también por ese halo, esa presencia magnética de un chaval que, a pesar de su corta edad, ya atesoraba experiencia para parar un tren. Y dulce a la vez porque no hay más que bucear en esos ojos de ciervo, que en esa entrega de premios lucían tiernos y tan dulces como su vocecita... Este Michael, correctísimo, educado, de voz queda y ademanes humildes a pesar de saberse quién era, es el que nos gusta, el que demuestra que un artista puede ser a la vez el más grande y también el mejor como persona.





Estamos en la entrega de premios de la séptima edición de la American Music Awards, AMA, el 18 de enero de 1980. La ceremonia tiene lugar en los estudios ABC-TV, en Hollywood, California.             Michael es galardonado con tres premios: Mejor single de soul por Don't stop 'til you get enough (entregado por Andy Gibb y Dione Warwick), Mejor álbum de soul por Off the wall (entregado por Leif Garret y Chuck Berry), y Mejor intérprete masculino de soul (en esta ocasión entregado por Bonny Pointer, de las Pointer Sister, y Dave Mason).


Junto a Andy Gibb y Dionne Warwick



Andy Gibb le entregó un premio y recogió otro para sus hermanos


Chuck Berry, un ídolo del rock para Michael, le entregó uno de sus premios


Otro momento del backstage tras la entrega de premios


Donna Summer, la Reina de la música disco, ganó ese año el premio a la mejor cantante femenina de Pop






Además, Michael, que iba vestido de smoking con una camisa de lentejuelas plateadas y una gran pajarita de terciopelo, tuvo la ocasión, junto a la cantante Nicolette Larson, de hacer entrega de uno de los premios, en este caso al Mejor artista pop, que ganaron unos buenos amigos de Michael, The Bee Gees, por Spirit Having Flown, y que fue recogido por el ya desaparecido Andy Gibb, fallecido cinco días después de cumplir 30 años. Una nota triste es que Nicolette falleció muy joven, a los 45 años, de un edema cerebral, en 1997, y está enterrada en Forest Lawn. Sí, donde también reposa nuestro ángel maravilloso. Todos ellos se fueron demasiado pronto.










Os dejo por tanto con una entrega de premios en la que vais a encontraros con un Michael absolutamente delicioso y satisfecho consigo mismo porque empezaba a recoger los frutos de su incipiente carrera en solitario fuera de la Motown. Sé que muchos de vosotros ya conocíais este vídeo, pero, claro, esto había que guardarlo en La Cajita, porque si no, no sería nuestra Cajita de los tesoros maravillosos...


miércoles, 24 de marzo de 2010

La vida Sims de Michael




Ya sabéis que en La Cajita, de vez en cuando, traigo vídeos y canciones de Michael adaptadas más o menos fielmente a través de todo un universo Sims. Algunas de las reproducciones son sencillamente asombrosas y otras, aunque no son tan veraces, nos despiertan al menos una sonrisita. En cualquier caso, la intención siempre es buena: homenajear a nuestro Rey.

Desde que lo descubrí, este vídeo Sims de Michael siempre me ha despertado una ternura especial, quizá porque es un vídeo también especial. No se trata de la adaptación de ninguno de sus grandes éxitos, sino simplemente la recreación de una hipotética historia de amor entre una estilizada muchacha y  Michael, un chico que vive solo -y por ello baila solo-, al que le gusta mirar las estrellas y que un buen día, se enamora, decide embelesar a su chica de la mejor manera que sabe hacer, cantando... y no os cuento más. A mí me parece un vídeo muy tierno y muy bonito, digno de ser guardado entre los tesoros de La Cajita. Probablemente porque me hubiera encantado una vida así para Michael: superenamorado y disfrutando de la compañía de una pareja estable. Ay, ¿por qué seré tan romántica? :-)))


martes, 23 de marzo de 2010

Michael y Luján, la doncella del hotel (Argentina, 1993)




Amigos, como sabéis, me encanta atesorar en La Cajita estas pequeñas grandes anécdotas que nos acercan un poco más a nuestro Michael. Ya no se trata, como dice Dany (Music and me), de artificios, pirotecnia y en definitiva todo el fulgor que rodea a una megaestrella mundial. Se trata de esas pequeñitas historias que hacen más grande si cabe a un grande como Michael. Esta en concreto se publicó en la argentina revista Gente, se difundió en la emisora también argentina Aspen, y asimismo se dio a conocer hace un par de años en el foro del Hideout.

Estamos en Argentina, en 1993, durante la gira de conciertos del Dangerous World Tour. Luján Ferrara, por aquel entonces de 53 años, nacida en Mercedes, Buenos Aires, es la doncella de la suite presidencial de la Mansión Alzaga Unzué (Park Hyatt Hotel), y está acostumbrada a tratar tanto con estrellas del rock como con Presidentes de Gobierno.  Por ello se puede decir que sabe de Michael Jackson, de Mick Jagger o de Madonna mucho más que cualquiera de sus fans más recalcitrantes.

La misión de Luján, al igual que el resto de sus compañeras, consiste en que la habitación esté reluciente, ordenada, pero, sobre todo, que el cliente se encuentre completamente a gusto. A pesar de que todas las celebrities suelen traer un equipo de colaboradores impresionante, entre guardaespaldas,asistentes, niñeras, etc., estas mujeres se convierten en unas de las personas que más contacto mantienen con el famoso que en ese momento ocupa la suite.

Por eso, cuando Michael visitó Argentina en 1993, contó su maravillosa experiencia. Porque para ella fue todo un lujo atender a nuestro Rey eterno, por muchos motivos. El primero, que Michael es su famoso favorito (y más abajo cuento por qué). A pesar de no hablar apenas inglés, se entendió perfectamente con él mediante gestos y mímica.

En primer lugar, le encantó lo educadísimo y cortés que era. Le llamó también la atención que era muy pálido, y que apenas comía carne. "Es un encanto. Un chico muy sencillo que habla despacio y que jamás se pone nervioso. Muchos piensan que está loco, pero yo no me creo nada de lo que dicen". (¡Bien por Luján!)

¿Por qué Michael se convirtió en su celebridad favorita? Indudablemente, aparte de que Michael enamora a cualquiera con su forma de ser, ayudó a ello la siguiente anécdota: Cuando Michael llegó al hotel, una de sus pocas exigencias es que sólo fuera una misma doncella la que le atendería en su habitación. Y la elegida fue Luján. Cuenta la señora que: "Como estaba contento conmigo, me invitó al primero de sus conciertos. Pero no pude ir porque cuadró con mi horario de trabajo. Al día siguiente, Michael se enteró de mi ausencia y repitió su invitación". Luján se lo agradeció sinceramente, pero, sintiéndolo mucho, le dijo de nuevo que le sería imposible ir por motivos laborales, y, por tanto, no podía aceptar.

El gerente llamó urgentemente a Luján a su despacho y la pobre señora se empezó a preguntar, asustada, qué habría hecho mal. Pero, al llegar a su presencia, el gerente la tranquilizó diciéndole: "No ocurre nada, Luján. Lo que ocurre es que el señor Jackson la invita al concierto y yo quiero que vaya". La pobre Luján no podía creérselo; estaba como en una nube, porque para colmo, le dieron un sitio de lujo, muy cerca del escenario. "Para mí, desde entonces, todo fue muy distinto" -declaró emocionada. Y tanto es, que lo defiende con uñas y dientes, se diría que hasta la muerte. "La gente dice que si se baña en agua mineral, que si exigió que se pintara la habitación de color violeta... Es una lástima que le ataquen porque es un muchacho bárbaro, que lo único que hizo fue mirar películas de Walt Disney (ainnnssss), y desparramar por el suelo un montón de juguetes. Ah, y, como a mis hijos cuando eran pequeños, ¡se muere por los M and M de chocolate!" XD

Desde aquel concierto de 1993, Luján guarda una parcelita de su corazón para Michael, una megaestrella mundial que insistió en que una sencilla doncella acudiera a su concierto y que no paró hasta que lo consiguió. Es una simple anécdota que quería traeros y que sin duda dice mucho de su grandeza moral y de que él jamás olvidó sus orígenes humildes, a pesar de los millones y millones que ganó y que le podían haber apartado de ese camino de sencillez y naturalidad. Te queremos, Michael.

lunes, 22 de marzo de 2010

Simplicidad de miel y caramelo



Acabo de actualizar mi otro blog, mi precioso por tan querido "Cerezas y Guindas" (pero últimamente muy abandonado), y me he quedado con los ánimos bastante bajos. Al entrar en La Cajita, me apetecía guardar algo suave, dulce, nada estridente. Y me acordé de esto que tenía atesorado en la trastienda y que me fue proporcionado en su día por la increíble Beackson.

Es la simplicidad en su estado más puro: un usuario de Youtube, Sofurgo, una noche cogió su cámara y dio un solitario paseo entre la nieve. Añadió la música favorita de Michael (Preludio para la siesta de un fauno, de Claude Debussy, magnífica elección), y simplemente palabras de nuestro Rey eterno, con esa voz de algodón de azúcar que en esta noche tristona me acompaña.

No sé apenas lo que dice, y no tengo ganas de traducir. Pero me da igual. Su murmullo me acompaña como una ola tranquila, no estruendosa de las que rompen los días de marejada, sino de esas que poco antes de llegar a la orilla, van muriendo y dejando una mínima estela de espuma hasta llegar totalmente desmadejada a nuestros pies.

No hace falta más. Imágenes sencillas, música espléndida, y la voz de miel y caramelo de Michael.

Buenas noches a todos.

B.

viernes, 19 de marzo de 2010

La historia que hay detrás de un beso (11 entrega de los AMA, Enero de 1984)





Esta entrada se la dedico hoy a todos los seguidores habituales de La Cajita que tanto me han acompañado en estos tristes días... Va por vosotros, amigos, porque por vosotros y por Michael retomo mis fuerzas para seguir llenando La Cajita de tesoros.



El 16 de enero de 1984, tan sólo once días antes del terrible accidente que le causó a Michael las quemaduras en su cuero cabelludo durante el aciago rodaje de Pepsi, tuvo lugar la entrega de la edición correspondiente a dicho año de los AMA, American Music Awards, que fue la número once.

Michael, que iba acompañado en aquella ocasión por la bellísima Brooke Shields y su amigo, el niño actor de talla baja Emmanuel Lewis, estuvo radiante en una ceremonia en la que se alzó con la increíble cifra de ocho premios, una cifra sin precedentes hasta esa fecha en la historia de los AMA. Fueron más de sesenta millones de personas las que presenciaron el espectáculo. Durante la semana siguiente a su retransmisión, en la que Michael acaparó curiosamente el 39 % del tiempo (mi Rey eterno se lo merecía :-), Thriller vendió un millón más de copias en Norteamérica.

En la ceremonia, retransmitida en directo desde el Shrine Auditorium de Los Angeles, Michael se convirtió en el artista más joven en recibir el premio al Mérito. Los otros galardones que consiguió en tan memorable noche fueron: Mejor álbum Pop (Thriller). Mejor álbum Soul (Thriller), Mejor single Pop (Billie Jean), Mejor vídeo Pop (Beat it), Mejor vídeo Soul (Beat it), Mejor artista Pop/Rock, Mejor artista Soul.

Tras recibir ocho premios, seguro que a Mike se le acabarían los discursos y tendría que repetir agradecimientos. Aquí tenemos algunas de sus intervenciones en aquella gloriosa noche:



(Aquí debajo, promocionando a LaToya, jeje)





Pero si hay un vídeo de esta noche, un vídeo absolutamente adorable -y que espero no borre Dick Clark productions como está haciendo con otros de esta entrega de premios-, es el que vais a ver ahora, un poco más abajo, y del que parte la historia que da título a la entrada de hoy. Guarda en su trastienda una de esas pequeñas grandes historias que tanto le gustan por ejemplo a nuestro Dany, es decir, en el mundo de la blogosfera, a Music and Me. Sé que esta también le va a conmover.

En principio, se trata de una entrega más de premios a Mike dentro de esa noche triunfal. Hablamos del premio Mejor álbum R'N'B y Soul, que se le concede a Thriller.  Una de las dos personas que entrega el premio es una hermosa chica, cuatro años mayor que Michael, que en ese momento tenía 25, llamada Ángela Bofill, compositora y cantante -con tesitura de contraalto-, hija de padre cubano y madre puertorriqueña, pero nacida en El Bronx. (Aquí podéis visitar su página web.) Personalmente pienso que, según la manera de comportarse de Ángela en este vídeo, estaba profundamente enamorada de Michael (y sé que no soy la única que así lo afirma). Porque una cosa es sentirse orgullosa de entregar un premio al que en esos momentos era la mayor estrella del planeta, pero otra cosa son esas miradas, esa cara compungida, ese gesto a borde de la taquicardia tras un simple beso en la mejilla... No sé, creo que una mujer capta eso de otra mujer. Hay un vídeo magnífico a cámara lenta del besito casto e inocente que Michael planta en la cara de la chica, en el que su autor, DJ Oxigene 8, ha incluido una dulce serenata al piano de Richard Clayderman y piar de pajarillos... Un vídeo divertidísimo donde, con ese fondo angelical, vemos de forma concienzuda todos los gestos de Ángela tras el beso. ¡Incluso una usuaria de Youtube calificó el momento de... Mikesgasmic! XD ... Yo estaba deseando traeros ese vídeo en cuanto me incorporara a La Cajita... Pero hoy he visto, tristemente, que la productora Dick Clark lo ha borrado... Por eso digo que espero que se les pase este (en el que precisamente está cortada la escena del beso) y nunca lo borren. Porque merece la pena ya que al menos se ve la entrega de premios y la reacción de Ángela tras el besito, y porque significaría todo un homenaje a esta hermosota mujer de buen año... y ahora entenderéis por qué lo digo, y por qué he titulado así la entrada de hoy.


Ángela tuvo su dulce momento con una buena carrera musical en los ochenta y noventa, especialmente en el círculo norteamericano. De hecho, fue una de las primeras cantantes latinas en conseguir éxito dentro del difícil mercado R'N'B norteamericano. Así, su álbum Teaser llegó a estar en el Top 10 de la lista R'N'B. Probablemente, una de sus canciones más conocidas sea la balada This time I'll be sweeter. Una maravillosa voz y una gran baladista, sin duda.



Todo parecía sonreír a esta bella mujer, que seguía su carrera en diversos circuitos jazzísticos de USA y Europa, hasta que el 10 de enero de 2006 sufrió un gravísimo colapso que le paralizó el lado izquierdo de su cuerpo. Luchó contra la muerte en Cuidados Intensivos hasta el 15 de enero, y cuando salió, tuvo grandes dificultades para poder seguir moviéndose y hablando normalmente, requiriendo apoyo psicológico y una gran terapia física. Desgraciadamente, en 2007, sufrió una gravísima recaída con otro ataque fulminante.

Debido a que Ángela no disponía de seguro médico (y ya sabéis cómo funciona el sistema sanitario norteamericano, donde desconocen el modelo de Seguridad Social), no tenía dinero para pagar las numerosas facturas, pues a pesar de ser una cantante de relativo éxito, no disponía de grandes sumas. Por ello se organizó  un concierto benéfico apoyándola con el fin de poder saldar las deudas hospitalarias, aunque no fue el único espectáculo que se hizo con tal fin, sino que fueron otras distintas entidades y emisoras de radio las que colaboraron para poder ayudar a pagar tanto gasto. No me consta que Michael ayudara, al menos de forma pública, pero conociéndole, no me extrañaría nada de nada que hubiera donado algo anónimamente. No hubiera sido la primera vez, desde luego...

Hay una noticia esperanzadora. Debido al tratamiento diario de fisioterapia, su movilidad se ha recuperado muchísimo. La cantante estaba tan animada que incluso empezó a cantar en el hospital, pero ella misma admitió: "Comencé a practicar en el hospital, pero atraje a una multitud. Demasiado embarazoso". Ya ha vuelto a grabar y tiene pensado volver pronto a los escenarios para actuar ante su público, y está convencida de que las oraciones y el apoyo fiel de sus seguidores la han llenado de fuerza y energía. De hecho, ya en enero de 2010 su disco figuraba en el puesto 3 de la lista Hot Artist Chart Soultracks norteamericana.

En homenaje a Ángela y a su recuperación, hoy, tras mi regreso, me apetecía traeros la conmovedora historia que hay detrás de un beso. Un beso dulce, casto y precioso -aunque en este vídeo nos ha sido birlado os aseguro que es así-, y que un guapísimo y exultante Michael Jackson dio aquella noche de enero a la bella Ángela, y que a ésta le supo como la más dulce ambrosía, a juzgar por sus lágrimas, sus gestos y su rostro. Repito firmemente, como romántica convencida que soy, que no se trataba sólo de admiración, sino que era la expresión del amor más sincero y puro por Mike. Va por Ángela Bofill.




(De todas formas, para los más curiosos, os ofrezco cuatro partes de la entrega de premios a Michael, y donde podéis ver el momento del besito en el minuto 4.28 del primer vídeo, pero en una muy inferior calidad. La parte número cuatro fue borrada por Youtube  :-((((. Es una entrega de premios donde vemos a un Michael absolutamente adorable, arrebatador, risueño, y donde no os podéis perder la parodia que Lionel Richie hace del Moonwalk ante la abierta sonrisa de Mike, o el fortísimo abrazo que nuestro Rey le da a su adorada Diana Ross... Que lo disfrutéis tanto como yo.)







martes, 16 de marzo de 2010

GRACIAS, GRACIAS DE VERDAD



¿Qué puedo decir de vuestros ánimos, vuestras muestras de cariño, vuestros correos, vuestros mensajes, vuestras llamadas, ante esta pérdida devastadora?

Sólo GRACIAS, GRACIAS DE VERDAD.

Estoy pasando unos días malos de salud, tanto física como emocionalmente. En breve espero estar más recuperada y en muy pocos días prometo retomar con fuerza este blog al que tanto cariño le tengo.

GRACIAS, AMIGOS, y hasta muy prontito. Os quiero, y sabéis que os lo digo de corazón. A pesar de no conocernos en persona, formáis, al igual que mi adorado Michael, una parte muy importante de mi (ahora) roto corazón.

Hasta muy, muy pronto.

Belén. :-((

sábado, 13 de marzo de 2010

Mother (del libro Dancing the Dream)




Mother


Eons of time I’ve been gestating
To take a form been hesitating
From the unmanifest this cosmic conception
On this earth a fantastic reception
And then one fateful August morn
From your own distress you paid no heed
Unmindful of any risk and danger
You decided upon this lonely stranger
Rainbows, clouds, the deep blue sky
Glittering birds and fly on high
Out of fragments you’ve made my whole
From the elements you fashioned my soul
Mother dear, you gave me life
Because of you, no struggle or strife
You gave me joy and position
Cared for me without condition
And if I ever change this world
It’s from the emotions you’ve unfurl’d
Your compassion is so sweet and dear
You finest feelings I can hear
I can sense your faintest notion
The wondrous magic of your love potion
And now that I have come so far
Met with every king and czar
Encountered every color and creed
Of every passion, every greed
I go back to that starry night
With not a fear for muscle or might
You taught me how to stand and fight
For every single wrong and right
Every day without a hold
I will treasure what you’ve mold
I will remember every kiss
Your sweet words I’ll never miss
No matter where I go from here
You’re in my heart, my mother dear.

                           (Michael Jackson)

-------

Madre

Eones de tiempo he ido gestando,
vacilando para tomar forma
del pobre y evidente concepto cósmico
y una concepción fantástica de esta Tierra.
Y una mañana de agosto profética
ignoraste tu angustia,
apartada de cualquier riesgo y peligro
decidiste sobre este ser ajeno y solo.
Arco iris, nubes, el profundo cielo azul,
pájaros brillantes que vuelan en lo alto.
De fragmentos hiciste mi todo,
de los elementos formaste mi alma.
Querida madre, me diste la vida.
Gracias a ti, ningún conflicto o lucha,
me diste la alegría y mi calidad humana
cuidando de mí sin condiciones.
Y si alguna vez cambio este mundo
es de las emociones que tú has desplegado en mí.
Tu compasión es tan dulce y querida,
los mejores sentimientos que yo puedo oír,
puedo sentir tu más débil latido.
La magia maravillosa de tu poción de amor
y ahora que he venido desde tan lejos
encontrándome con cada Rey y cada Zar,
encontrando cada color y credo,
cada pasión, cada avaricia,
vuelvo a aquella noche estrellada
sin miedo al músculo y a la fuerza
me enseñaste a permanecer de pie y a luchar
tanto para lo correcto como lo incorrecto
cada día sin tener dónde asirme.
Atesoraré lo que has moldeado,
recordaré cada beso,
tus palabras dulces nunca me faltarán,
no importa donde yo esté,
estás en mi corazón, mi querida madre.

                                      (Michael Jackson)


Desde aquí quiero agradecer desde lo más profundo de mi corazón, las numerosas muestras de apoyo que me habéis demostrado, tanto en La Cajita como en vuestros blogs y webs. A pesar de que mi madre llevaba cinco años enferma, todo se ha desarrollado en tres días y ha sido demasiado rápido para poder asimilarlo. Es un golpe tan profundo que aún estoy como en una nube dolorosa, de la que sé que nunca voy a poder escapar, pero que intentaré superar con el día a día del amor de mis hijos, especialmente de Laura, de mis hermanos -mi padre, que en paz descanse, ya falleció hace catorce años-, de mi amiga-hermana-bastón Faly (Diosa Astarté), de mis amigos y de mis otros amigos virtuales que sois vosotros. Sé que aunque estáis lejos, algunos de vosotros a miles de kilómetros, habéis rezado por nosotras. Y no sabéis cuánto os lo agradezco y cuánto me habéis conmovido. Espero retomar con fuerza el ritmo de La Cajita, este nexo que tanto nos une a través de Michael. Os quiero, de corazón.

Belén.

sábado, 6 de marzo de 2010

Ayer hizo un año...



Para Music and Me, con todo cariño. Ayer fue su cumpleaños y ayer hizo un año de un anuncio que provocó vuelcos en nuestros corazones...


Ayer viernes hizo un año. Un año justo en que, con los nervios desbocados, esperábamos que, de una buena vez tras esperar más de una hora, apareciera detrás de una cortina roja. Llevaba muchos años sin ofrecer un disco nuevo. Sabíamos que estaba más delgado, pero no imaginábamos cuanto. Pero, una vez que apareció, entre el delirio de todos los fans, supimos que, a pesar de ese cuerpo tan delgadito, la ilusión por volver, por volver a reinar en el escenario haciendo honor a su título, aplastaría los demonios del pasado como la mejor apisonadora.








Nos bastó ver su sonrisa, aunque las eternas gafas de sol nos impidió ver esos ojazos brillando. Dicen de él que tenía mucho miedo antes de salir ante ese atril donde leíamos Michael Jackson. King of Pop. This is it. Porque pensaba que quizá sus fans no le querrían como antes, porque imaginaba que no tenía el tirón de años atrás. En cuanto salió y escuchó no los gritos, sino literalmente los aullidos de sus devotos fans, sabía que de nuevo les había ganado en sus corazones (a los verdaderos nunca los perdió).








Ayer viernes se cumplió  un año justo en que Mike anunció: "This is it. This is the moment", entre otras frases que quedaron para la historia de la música y de la historia como un trágico augurio de lo que vendría poco después. Fue una aparición de sólo cinco minutos; había viajado gente desde España, desde Holanda, desde Italia hasta Londres sólo para apoyarle, para estar allí, para decirle bien alto: "¡Mike, estamos contigo!"








Ese día, hace un año, Dany -Music and Me en el universo bloguero-, un buenísimo amigo de La Cajita, que fijaos si está loco que dice que esta es su lectura diaria favorita, ;-)) cumplía años e imagino que ese fue su mejor regalo. Hoy, un año y un día después, como si fuera una condena carcelaria, le condeno a que acepte este humilde regalo en forma de entrada, una entrada muy especial porque recuerda que hace un año, Michael desplegó de nuevo su magia en sólo cinco minutos para ilusionarnos con su regreso durante meses de gira. Lástima de lo que ocurrió luego.

This is it. This is the moment.