domingo, 7 de febrero de 2010

Michael visita la fábrica de Lladró en Valencia (19 septiembre 1992)



Todos los que amamos a Michael sabemos cuánto le gustaban las figuras de cerámica de Lladró, conocidas en todo el mundo e incluso más valoradas fuera de nuestro país que entre nosotros. De hecho, es la primera marca española que los extranjeros dicen cuando se les pide que nombren una. Michael tenía casi cuatrocientas en Neverland, al parecer acumuladas desde que era muy jovencito, y pudimos verlas en uno de los famosos catálogos de la subasta de Julien's Auction. Aquí tenéis el enlace al catálogo donde aparecen, entre otros muchísimos objetos, estas figuritas.  

Muchas son de niños jugando, otras representan a madres, a padres,  a angelitos, otras son escenas cotidianas, otras de chicos jugando al baloncesto o al béisbol, otras son de personajes Disney, elfos, hadas, hay una que me encanta en la pág. 110 que es de un pequeño rey dormido en su trono mientras el criado está muy tieso y serio al lado, y me llama mucho la atención dos figuras que están un poco antes, en la página 96. Se trata de dos niños en una avioneta antigua, y un chico vestido de aviador de la época de los años treinta. Y al ver tanto el avión como la figurita, aunque no sé cuándo las adquirió Michael, me pregunté si no se inspiraría en ellas para su maravilloso vídeo Leave me alone (ya sabéis que obtuvo un Grammy por él). Y la de la página 125 es genial: fue un encargo de Michael y representa a Mike, con la ropa de TWYMMF (aunque aquí la camisa es blanca, no azul), rodeado de niños de todas las razas. Detrás de él hay un árbol y, encima de éste, una bola del mundo con unas palomas blancas. No soy muy amante de las figuras de Lladró, pero hay excepciones y una de ellas es esta.

Cuando a Michael le proponen que su gira Dangerous pase por España, la que pone como "condición inexcusable" es visitar la fábrica de Lladró, tal y como habían hecho anteriormente otras estrellas y personalidades, como por ejemplo Julio Iglesias. Michael había ido a la tienda de Lladró en Madrid en 1977, pero él quería ir a la fábrica en Tavernes. Ese sábado 19 de septiembre de 1992 fue un día bastante importante y especial para la familia Lladró (aunque de la visita no supieron los medios hasta una semana después, ya que fue casi secreta). Los tres hermanos Juan, José y Vicente Lladró fueron a esperar a la megaestrella al aeropuerto de Valencia. Michael, de incógnito, llegó en un jet privado acompañado de un séquito de ocho personas y de un chico preadolescente, Brett Barnes, y cierto periodicucho que tiene como columnista a ese ser llamado Fernando Sánchez Dragó comentó a propósito, en marzo de 2009, que Michael "decía" que era un sobrino. Siempre con las p***s especulaciones sobre pederastia, joder.  (En realidad no era un sobrino, era como he dicho antes Brett Barnes, aunque pensé primero que era el niñato este del Jordan Chandler :-((, pero bueno, si Michael quería decir que Brett era su sobrino, pues adelante).Por cierto, que en el mismo artículo se dice de Michael que era un ídolo de barro. Más quisiera el barro parecerse al oro puro, chavales. (Por cierto, Sonia y Bea, muchas gracias por aclarar lo del chico, ya veis que yo andaba algo despistada)

En fin, que pertrechado de sus gafas y su sombrero, Michael fue recibido por las dos generaciones de la familia Lladró: los propietarios, sus esposas y sus diez hijos (estaban todos porque el día anterior se había casado una hija, aunque faltaba otra).Según la familia, la figura que más gustó y cautivó a Michael en su visita ¡de tres horas! fue una preciosa Campanilla a la que beso en la naricita, y que fue modelada por los Lladró a petición de todo un ídolo de Michael: Walt Disney.  Según los testigos, Mike habló muy poquito (con el niño sí, porque le explicaba todo), estaba muy atento a las figuras, aplaudía entusiasmado cuando alguna le gustaba especialmente, y pidió un bloc y un lápiz para poder dibujar bocetos. Michael, siempre tan atento, finalizó su visita invitando a los jóvenes Lladró a su concierto en Madrid.



Os dejo aquí una completísima entrevista a los Lladró hecha por R. Ventura para el diario valenciano El mercantil valenciano. Odio que casi al final le diga monstruo, pero bueno... es un excelente documento y no quería dejarlo pasar. La fuente es el foro del Hideout (Mil gracias), y en la entrevista se habla de la figurita de la que os hablo más arriba de Michael junto a los niños de todas las razas.






El cantante confesó en la fábrica de Tavernes que es coleccionista de porcelanas
Michael Jackson desea que Lladró fabrique una
figurita con él y cinco niños de diversas razas

Michael Jackson, la superstar de color, quiere “colaborar con los Lladró”. El proyecto está en el aire, pero irá concretándose porque “en breve” los industriales valencianos le devolverán la visita a su casa de Nueva York.

“El tiene las ideas claras; quiere que hagamos algo, en colaboración con la fundación que preside: Sanemos juntos al mundo”. José Lladró adelantó que harán una figurita “con él y un grupo de niños de distintos continentes”. Aunque hay cosas que de momento no se pueden decir, indicó Vicente Lladró.

Antes de su actuación en Madrid, Jackson visitó la factoría de Tavernes. “Había exigido al firmar el contrato para su gira española que podría cenar con el dueño de Lladró”. Él ignoraba que eran tres.

Fue a través del promotor de la gira, Pino Saglioco, que hace tres meses avisó de sus intenciones. Y llegó el sábado pasado, de riguroso incógnito y en un avión privado, junto a un guardaespaldas y acompañado por su representante y por un chiquillo “al que presenta como su sobrino” y dicen que es su primo. Los empleados que estaban en la piscina ni se dieron cuenta, y en el aeropuerto sólo el capitán de la guardia civil se lo dijo a su hija, que aprovechó para sacar una foto de recuerdo.

Fiel a su imagen, lucía una camisa militar con charreteras, tipo confederado, un sombrero negro de ala ancha y gafas de espejuelos, “y pidió perdón tres veces por no quitárselas”.

En el vídeo que se grabó –en total una hora- y del que se mostraron doce minutos seleccionados, se le ve admirando las figuritas, junto a toda la familia Lladró –dos generaciones ya-, y con sus acompañantes.

“Aplaudía cuando veía algo que le gustaba”. Ahora, hablar, hablaba poco; “sólo con el niño”. A él se lo explicaba todo.

Este vídeo de Michael Jackson es una rareza, porque el cantante americano sólo permite usar imágenes que él controla. No se trata de un video comercial y ha de dar su visto bueno aún para ser proyectado.

La razón de esta visita es que “Michael recibió la primera figurita de Lladró cuando tenía diez años y desde hace diez es coleccionista”, afirmó Juan Lladró.

Aunque los Lladró están acostumbrados a recibir visitas de famosos, ésta las ha superado a todas. Era el día siguiente de la boda de la hija de Vicente, Inma, y por ello estaban todos los hijos, a excepción de Mari Luz, que se había ido a Suiza. “Todos son fans”. Tanto que Vicente y la segunda generación fueron a verle a Madrid, donde volvieron a fotografiarse con Michael en el camerino.

Michael Jackson tuvo una hora libre, sin cámaras ni testigos, para sentirse a sus anchas. “Pidió un cuaderno y lápices y se puso a dibujar”.

Lo que le atrajo fue “una figurita de Martín Luther King”. Y luego, de repente, se detuvo ante una pequeña figura de Campanilla, el hada mágica, que hicieron a petición de Walt Disney, y como a él todo lo de Disney le encanta, la cogió y le dio un beso en la naricilla...

Los Lladró le han regalado todas las que él ha querido –“quiso pagarlas”- y para su representante eligieron un Don Quijote grande.

La impresión de los Lladró es que “tiene dos personalidades: una en escena y otra como humano, muy infantil, con una gran sensibilidad; las chicas se dieron cuenta”.

Luego, firmó en el libro de honor, donde puso “Sanemos juntos el mundo; éste es mi sueño”. Y los Lladró le dedicaron un libro sobre la empresa y sus figuritas de porcelana.

Aunque todo ello redunda en publicidad, no se trata una operación calculada: “Nosotros nunca podríamos, como Pepsi, comprarle como publicitario y no necesitamos comprarlo: tenemos su amistad”, expresaron Pepe y Vicente Lladró. Así que es muy posible que un día de estos vuelva por Valencia. O que cierre una operación.

Peter Pan

Cuando Michael Jackson le agarró la mano a José Lladró –manteniéndose a distancia, eso sí- y luego puso su otra mano encima, se había roto un tabú. No suele el artista dejarse tocar y menos agarrar. Al final se despidieron con un apretón colectivo, en plan cuatro mosqueteros.

El cantante se había comportado como un niño durante su visita a la fábrica de Tavernes, el sábado pasado. Se cumplió su exigencia de que no asistiese la prensa. Pero rompió otro tabú al dejarles tomar un vídeo de una hora entera.

Él y su sobrino-primo estaban maravillados con las figuritas. Y una vez se superó a sí mismo. Campanilla consiguió que se lanzará. Y le dio un beso

Una persona lo captó: “Él es Peter Pan”. Sí, en el núcleo de su personalidad está el deseo de no crecer, de detenerse. Por no decir el miedo a madurar.

Todos observaron que es un niño o un adolescente, siempre jugando con el sobrino, que le daba empujones y le saltaba a hombros.

La estrella tiene otra cara que no es fría. Su luz puede ser más cálida. De ahí que invitara a los Lladró jóvenes a ir a Madrid y asistir a su recital. Y se hizo otra tanda de fotografías con ellos.

Es la cara humana del monstruo... Su sonrisa, amplia e irónica a veces, que, junto a la desinhibida gesticulación, demuestran su personalidad acusada.

Michael Jackson vino a Valencia sin guantes. Mostrando sus blancas manos. Y sólo mantuvo sus gafas ocultando los ojos. Le molesta la luz natural. Disfrazado, él es artista desde niño. Si es que le dejaron ser niño, ése es el quid.

---------------

Aquí tenemos el besito a Campanilla... (ainnssssssss, quién fuera ella....)


Y aquí la figurita de Campanilla que tanto gustó a Michael. Su precio es de unos 400 euros y su tirada es limitada.

 

Para que no se quede solita, también he traído a Peter Pan... ;-))



Aquí tenéis, en dos partes, el vídeo de esta visita, donde podemos ver a Bill Bray, su jefe de seguridad, y al niñato de Jordan Chandler luciendo la camisa de Mike. :-(((( Como veréis en el vídeo, Michael firmó antes de irse en el libro de visitas, y en la dedicatoria puso: "Let's heal the world togheter. This is my dream. Love, Michael Jackson" ("Vamos a sanar al mundo juntos. Este es mi sueño. Con amor, Michael Jackson")








Nunca decreció el interés de Mike por estas figuritas. Le regalaron la primera cuando él tenía diez años, y desde entonces las coleccionó. Años más tarde, en 1997, Michael asistió a la apertura de una tienda Lladró en Beverly Hills, California. Aunque Michael en los últimos años tenía muchas deudas, un mes antes de su ausencia contactó con la fábrica de Lladró para encargar la joya de la corona de dicha firma: La reina del Nilo, la pieza más codiciada de la colección Lladró, que cuesta 120.00 euros y que se tardó cinco años en elaborarla, entre el diseño y su fabricación. Aquí nos la enseña el director comercial de la firma:



(Fuentes consultadas: Beackson, Michael's Hideout, El Correo.com, Las Provincias.es, Youtube, El Mundo.es, El Mercantil Valenciano, Decoesfera.com, Julien's Auction.com. Gracias especiales a Minithink -Sonia- por su aclaración.)

6 comentarios:

Guinda de Plata dijo...

Ante un reportaje que publica hoy domingo día 7 la revista Diez Minutos, le acabo de mandar este mail:

Estimados señores de Diez Minutos:

Les envío este correo a su sección "Cartas Diez", con el fin de aclarar una serie de inexactitudes que plagan el reportaje sobre los Grammys que aparece en su número 3.051, todas ellas relativas al más grande y extraordinario artista que haya existido jamás en el mundo del entretenimiento (y no es una apreciación subjetiva, a los premios y récords conseguidos me remito): Michael Jackson.

En primer lugar, Beyoncé no es la artista que más Grammys ha obtenido en una sola noche (en todo caso, artista femenino, pues Michael Jackson y Carlos Santana obtuvieron ocho). Michael Jackson es el más premiado de toda la historia.

En segundo lugar, Lionel no cantó en el Heart Song de homenaje conjunto.

En tercer lugar, no sólo fueron Celine Dion y Usher (junto a un supuesto Lionel) quienes cantaron. Faltan Carrie Underwood, Jennifer Hudson y el gran Smokey Robinson, a quien imagino que es con quien confundieron con Lionel.

En cuarto lugar, el reportaje dice que los niños, los preciosos Prince y Paris, sólo acertaron a decir "Love", cuando ya ven con qué seguridad subieron al escenario acompañados de sus primos los 3T (hijos de Tito Jackson), y qué preciosidad de discurso había preparado y dijo Prince... E incluso Paris, que habló poquito, dijo mucho más que eso.

En fin, que de ello se desprende que ni una vez desaparecido nuestro Michael pueden dejar de mentir o difundir exactitudes sobre nuestro Rey maravilloso...

Imagino que no sólo no publicarán esta carta, sino que tan siquiera le prestarán atención, pero al menos quería ejercer mi derecho a quejarme por un reportaje que sé que se lo han proporcionado las agencias, pero del que ustedes podían haber contrastado los datos antes de publicarlo.

Muchas gracias por su atención.

Atentamente,

Belén Peralta.

------------

¡¡A ver si vamos aclarando conceptos!! ¿No os parece?

Keep Michaeling!!
Go, Michael, Go!!
Larga vida a nuestro Rey!!

TINK-SONIA dijo...

Tu email a Diez Minutos me parece genial,ya va siendo hora que se informen y contrasten una noticia antes de publicarla.
La entrada de Lladró es preciosa,para mi tiene una significado especial porque estábamos en la puerta del Hotel de Barcelona cuando le vimos salir hacía allí,le esperamos y ya volvió a última hora de la tarde,en ese momento no sabíamos donde había ido pero nos extrañó mucho que no se fuera en la furgoneta sí no en un coche.No te moleste Belen hay algo que no es correcto, el niño que le acompaña es Brett,le acompañó durante casi toda la gira y estaba con El cuando yo le conocí.
Qye besito más dulce le da a campanilla me encanta,besicos,Sonia

SILVIA dijo...

A mi también me ha encantado la entrada de hoy. Que emotivo es ver a Michael tan entusiasmado con las figuritas. Se le veía tan feliz e interesado..Campanita es una figura preciosa. Está muy bien hecha.
Me alegro, Belén, que hayas enviado esa carta. Ya está bien de que contrasten la información y se comporten con profesionalidad. Vamos, que si se comportaran de modo tan profesional como tú el mundo del periodismo sería muchisimo mejor.
BESITOS A TOD@S.

Guinda de Plata dijo...

Ayyy, si supieras, Sonia, que primero puse que era Brett (por una información que me pasó tu hermana), pero luego vi las fotos y me dije: "Pero si este niñato es el Jordy Chandler"..., y entonces lo borré y volví a redactar esa parte. Y, para colmo, también leí en otros sitios que era ese niñato de Jordan. Sorry!!!

Pues nada, rectificado queda. Mil gracias, y ¡cómo va a molestarme, al contrario!

Gracias a ti y a Silvia por vuestros piropos. Un besazo, amigas!!

Music and me dijo...

Esta entrada es especial.Siempre digo que estas historias tan humanas me encantan.
Por otro lado,llevo varios años veraneando en Tavernes de la valldigna y NO TENIA NI IDEA DE TODO ESTO !.Me sonaba que con Joaquín Lucky habia ido a la tienda Lladró de,creo,La Grán Via de Madrid.Cuando este año vuelva a Tavernes seguro que tengo otras sensaciones y si se puede,visitaré la fábrica.
Una vez mas,gracias por la información.
Un abrazo.

Eva dijo...

Hola!
Quería decir que el niño que esta con Michael en el vídeo de Lladró no es Jordan Chandler, ese niño es Omer Bhatti, supuesto hijo de Michael. El papá de Michael, Joe, dijo el año pasado que Omer es hijo de Michael.
Si buscáis Omer Bhatti en la categoría de imagenes de google, veréis unas cuantas fotos de Omer con Michael y es el mismo niño que el del vídeo de Lladró.
Jordan Chandler, si no me equivoco, lo conoció en el año 2002, y era un niño enfermo de cáncer, a quien, como todos sabemos, Michael ayudó muchisimo, pero los padres del niño no se lo agradecieron como debían... Casi prefiero no recordar esa parte, porque me entra una mala leche...