miércoles, 28 de octubre de 2009

Vengo del estreno de This is it!...






... Y vengo encantada, alucinada, fascinada. Sé que hay muchos fans de Michael que no querían que llegara este día porque abominan de este estreno. Dicen que la película This is it, que muestra los ensayos del espectáculo truncado que Michael iba a ofrecer en el O2 londinense, es sólo para sacar dinero, que Michael hoy se habrá revuelto en su tumba, que sólo un puñado de sabandijas ávidas de dinero serían capaces de seguir exprimiéndolo una vez que nos dejó.

Pero yo no lo veo así. No debería contar nada de la película, pero mientras veía la escena en que él ensaya el Billie Jean, y sus bailarines lo observan extasiados desde abajo, pensé: "Qué lujazo poder ver esto. No ver esto con miles de fans gritándole, sino "en la intimidad", sólo con una veintena de personas pendientes del Rey del Pop" (Dios del Pop dicen que le están llamando y no me extraña nada este cambio de nombre). Qué lujazo poder ver esos ensayos, meterse dentro de acciones tan complicadas, cuadriculadas y llamadas a ser perfectas, sin pensar en improvisación ninguna, pero que luego, frente a los fans, sonara todo de forma tan natural... Qué lujazo ver a Michael mascando chicle mientras observa el casting de los bailarines, saborear un chupachups mientras escucha los nuevos arreglos de una u otra canción, riéndose mientras Kenny Ortega, el director del show, le tomaba el pelo. Qué lujazo ver bailar a Michael, ojo, sólo marcando, tanto en baile como en voz, es decir, no entregándose al cien por cien, sino repito sólo marcando, y pareciendo un chaval de veinticinco años en vez de un hombre camino de los 51. ¿Quién dijo que tenía artritis? ¿Quién dijo que le tenían que inyectar cuando se levantaba de la cama cada mañana camino de los ensayos? Lo estaba viendo y no me lo podía creer. Ese de la pantalla era "mi Michael", el de toda la vida... y las lágrimas anegaron mis ojos.

Michael, sé que a muchos de tus fans no les gusta la idea del This is it, ni de que ahora saquen vídeos, libros y discos tuyos. Por un lado a mí esto me gusta porque muchos chavales de diez o doce años te están descubriendo, como mi hija por ejemplo, y se están enamorando de tu magia y de tu música. Por otro, porque de estas ganancias se beneficiarán unos cuantos, pero también tus hijos. Y eso me pone alegre.

Los componentes de la gira -bailarines, músicos, técnicos- te admiraban, te querían, te adoraban, porque lo dejaron grabado y porque eso se nota. Nosotros, tus fans, también te admiramos, te queremos, te adoramos.  Hoy ha sido el estreno mundial de This is it, y yo no podía perdérmelo. Mike, buen trabajo.

4 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

Complicado tema siempre el de los límites de la ética en un caso como éste.
Muchos en estos casos hablan de que es un testimonio y no deja de serlo, aunque también es una forma de exprimir la naranja hasta que caiga la última gota.

Guinda de Plata dijo...

Sí, doctorcito, de verdad que aunque se exprima la naranja, en este caso merece totalmente la pena ir. De hecho, pienso repetir la semana que viene. Y no exagero si te dijera que me gustaría verla más veces.

Por supuesto, me compraré el DVD, que he leído que sale el año que viene, aunque por otro lado me han comentado que sólo saldrá en Blu-Ray (lo dudo, imagino que también será en DVD).

Estoy todavía impactada... Cómo fue posible que muriera dos o tres días después de esas imágenes... Qué triste me pone todo esto...

jacksongirl dijo...

Guinda
gracias al cielo se compadecieron de nosotras y tambien saldra en DVD pero la diferencia recaera en que tendra solo 1hora1/2 de material extendido mientras en Blue-Ray tendra 2 horas
de cualquier modo yo vi la pelicula y me gusto, aunque tiene razon el Doc
fue otra forma de tener$$$$$$$$$
pero merece la pena, vale el boleto, aun sigo lamentandome porque solo pude ir una vez
igual que tu amiga sigo impactada, creo que pasara el tiempo y seguire igual
aguas con las bromas el 28 de diciembre es dia de los inocentes

Guinda de Plata dijo...

Sí, claro que merece la pena, amiga. Yo, finalmente, fui tres veces a verla pero te juro que hubiera ido todos los días hasta que la quitaron.