domingo, 4 de octubre de 2009

El lamento del soul en su máxima expresión




Es curioso que, siendo Michael tan niño en esta grabación (sólo tenía once años), supiera vivir tan intensamente, quiero decir en su máxima expresión, una canción de soul tan bellísima. No me canso de ver este vídeo, es uno de mis favoritos. No sólo por el simpático comienzo (el chaval que se lamenta de que la chica le ha dejado, y eso que le dio sus galletitas :-), sobre todo por la maravillosa, sorprendente interpretación que hace Michael de esta canción, no sólo vocal, sino gestual. Se nota que sentía el soul, y que se empapó de las influencias de sus grandes maestros desde prácticamente comenzó a hablar. A aquellos que tanto se meten con sus operaciones o extravagancias de los últimos años, me encantaría invitarles a paladear este vídeo, esta espléndida y emotiva canción, que hoy por cierto quiero regalar al Dr. Krapp, porque sé que le encantará. Estoy segurísima de ello.


Michael, eras tan pequeño y a la vez tan inmenso...

3 comentarios:

faly dijo...

¿Cómo se puede albergar en ese pequeño cuerpo esa voz tan inmensa?. Tengo los pelos de punta. Hacía genial cualquier cosa que se propusiese cantar. Estoy segura que si hubiese tenido la oportunidad, habría cantado hasta flamenco :)

Le echamos de menos.

Dr.Krapp dijo...

Un millón de gracias, Guinda
Acabo de pasar unos cuantos días fuera de la circulación virtual y nada más llegar me encuentro con tu nueva cajita.
¿Cómo no me va a encantar este vídeo de Michael Jackson con el que comparto tantas cosas por ejemplo, por tres días fecha de nacimiento? Ya no volveré a saber en las onomásticas a través de su cumpleaños que se acerca el mio.
Lo dicho, muchas gracias. Me apunto a tu blog.

Guinda de Plata dijo...

Faly, Doctorcito... gracias por estar aquí conmigo, compartiendo las pequeñas grandes cosas de nuestro Michael.

Sabía que le iba a gustar mi regalo, Doc... :-)))))