jueves, 31 de diciembre de 2009

Adiós de una vez, 2009




El que en principio era el año de la esperanza, de la ilusión, de la alegría... trocó en el año del dolor más absoluto, de la incredulidad, del saber de una ausencia que no va a superarse nunca. Se mitigará en el tiempo como hemos dicho en más de una ocasión, puede. Pero superarse, estoy absolutamente convencida de que, para mucha gente, eso será imposible.

El 5 de marzo de 2009 fuimos una explosión de júbilo. Nuestro Michael aparecía en una multitudinaria rueda de prensa, arropado por 20.000 de aquellos que jamás le dieron la espalda, sus queridos fans, para anunciar en Londres ni más ni menos que  iba a volver en concierto. Quería que fuera su última tanda de conciertos, y de ahí el nombre (agorero por cierto) de This is it. Quería retirarse de los escenarios, ver crecer a sus hijos mientras componía nuevas canciones alejado de esos tours que tanto le disgustaban, sobre todo por el dolor de la soledad en los hoteles. Y más cuando le esperaban en casa tres preciosos ángeles llamados Prince, Paris y Prince II, Blanket. Por ellos sobre todo inició esta loca aventura que le ilusionaba y que se convirtió en un motor más, ya que quería que le vieran como pura dinamita sobre el escenario, que se sintieran orgullosos de lo que su papi aún era capaz de hacer en directo. Asimismo, es cierto que tenía muchas deudas, muchas de ellas por las compras compulsivas que hacía de aquello que le apetecía, que para eso lo había ganado, pero también por las innumerables obras de caridad que había hecho, y era indudable que la inyección económica que le daría el iniciar esta gira, This is it, le proporcionaría esa tranquilidad que se merecía, tras toda una vida bajo los focos.

Su aspecto hizo dudar a muchos de que Michael resistiría no 50, sino los diez conciertos de los que en principio se componía la gira. No dormía, comía poquísimo, y su excesiva adicción a los calmantes le estaba pasando factura. Del Michael de cuerpo esculpido del HIStory, con aquel glorioso uniforme dorado, con esas espaldas y esos muslos que eran dos columnas (¿verdad, Faly?), pasamos a un Michael extremadamente delgado, vestido con chaquetas de mujer de las colecciones de Saint Laurent, Balmain y Versace, entre otros diseñadores. Lo de las chaquetas de mujer no lo digo en tono despectivo en absoluto: he visto fotografías de las colecciones de estos diseñadores y es cierto que son de mujer (por ejemplo, la chaqueta negra de hombreras picudas que vemos en This is it, y alguna más que se ponía para apariciones públicas). Imagino que las vestiría porque Michael estaba tan delgado que las tallas normales de hombre le vendrían un poco grandes, o simplemente porque le gustaron y no las había de caballero, sólo de chica. En fin, son sólo especulaciones mias, tampoco quiero hablar por hablar.

El caso es que, asombrosamente, y tal y como pudimos ver en la película This is it, aunque delgado, Michael, que había pasado todas las exhaustivas pruebas médicas pertinentes -lo cual prueba que estaba sí, delgado, pero sano- estaba lleno de energía, de entusiasmo, de ilusión, de buena forma física y de voz ante lo que iba a ser la última gira de su vida. Dicen de ella que iba a ser la más espectacular, la más grandiosa de todas las giras de Michael. Se ocupaba, como buen perfeccionista que era, de que todos los detalles estuvieran a punto, de que todos se quedaran con la boca abierta. Se sentía tan bien que he leído que el día antes de su ausencia, en los ensayos (en los que estuvo de nueve y media de la noche hasta las doce y media), comentó que cuando acabara los conciertos de Londres en el O2, quería hacer un par de conciertos en España, y más concretamente en Madrid "porque esa ciudad estaba muy deprimida" (no sé exactamente a qué se refería, ya que lo que más puedo imaginar es que se refiriera a los atentados del 11-M, pero no sé si afirmarlo, la verdad, pues hablamos de un espacio en el tiempo de más de cinco años). ¡Si realmente hubiera venido a España, ay, si hubiéramos sabido lo que iba a pasar! Hubiera sido mi oportunidad, la primera vez que lo hubiera podido ver. (Y mi niña, cuando se lo he comentado, me ha soltado: "Yo me hubiera ido, aunque vosotros no me hubiérais dejado" :-))

El resto, ya es historia. No quiero, no me apetece nada rememorar ese fatídico 25 de junio: Murray, ambulancia, hospital, comunicados. No. De momento, al menos, no, y dudo que en mucho tiempo lo haga. Creo que es mejor así. Recordándole en esa aparición de la rueda de prensa, donde todavía hay gente que duda que sea él (por el amor de Dios) y girándose saludando con la mano, como diciendo hasta pronto. Nuestro ángel no podía imaginarse, ni nosotros tampoco, que iba a ser hasta siempre.

En su memoria, en su recuerdo, y como sencillo y minúsculo homenaje a Michael, también en 2009 nació esta Cajita, La Cajita de Peter Pan, para guardar aquí, bajo mi humilde prisma, su música, sus fotografías, sus actuaciones, sus vídeos y todo el legado humanitario que nos dejó. Y, como grandes objetivos, dos: mostrar a todo aquel que quiera leerlo, quién era Michael como artista y, sobre todo como persona, y demostrar también a todo aquel que quiera leer y escuchar, objetivamente, que Michael es y será siempre inocente de todos los cargos que cruelmente, se le imputaron. Michael fue crucificado en vida y ahora, tristemente, según una encuesta que he estado mirando, es "el personaje más querido del año en internet". Digo tristemente porque me hubiera gustado que ese cariño se hubiera demostrado antes. Alguien me podrá achacar lo mismo a mí, es decir, haber abierto La Cajita antes, no sé... hace uno, tres, cinco años cuando tanto apoyo necesitaba. Pero las circunstancias de la vida a veces no nos dejan hacer lo que realmente queremos, y ya sabéis qué dice el refrán: "El hombre propone y Dios dispone". Por mi parte, me hubiera encantado haber comenzado antes con mi homenaje, tanto porque así hubiera ahondado más en su figura y en su obra sin tener esta amarga sensación de años perdidos, y, por otra, por gente maravillosa y encantadora que he conocido a través de este blog.

Como dijo Michael... It's all for love. Only for L.O.V.E.


Os quiero. Feliz Año 2010. Adiós de una vez, 2009.


Belén.

miércoles, 30 de diciembre de 2009

Breve aclaración a la entrada sobre Stephanie Mills




(Iba a editar la entrada sobre Stephanie Mills como primera novia de Michael, pero prefiero hacer una mini-entrada independiente.)

Quiero agradecer desde aquí la colaboración de Sandra, que ha aportado esta tierna y preciosa foto de Michael y Stephanie donde se ven ambos de cuerpo entero. Rectificar que, en contra de lo que afirmé, Michael sí la nombra en Moonwalk, aunque como una amiga más que como novia. Debo decir a mi favor que estaba hablando de memoria, lo siento.

También quiero aportar la aclaración de Sandra de que Stephanie no fue exactamente la primera chica de Michael, pues él mantuvo antes, muy jovencito, un romance con Maureen McCormick, Marsha, de La tribu de los Brady, ya que, nos cuenta Beajackson, se conocían de ir al mismo colegio. Como digo, a la info de Sandra ha añadido más información, muy interesante, nuestra querida Beajackson, que nos ha mandado incluso el enlace a una entrevista. He pensado que mejor que ponerlo aquí lo publico en una entrada posterior, y así además sigo investigando, porque yo había oído algo pero no sabía mucho del tema, la verdad, y como Marcia y nuestro Rey eran tan niños, consideré a Stephanie como su primera novia. Pero... ¡si hubo besos, es que hubo algo más que un paseíto de la mano, jeje, qué pillines los dos! :-D

Bea, quiero decirte que en la entrada sobre Stephanie he dejado mi correo, para todas esas maravillas que te apetece que compartamos en La Cajita. ¡¡Me encantaría!! ¡Y gracias por tu aporte!

Sólo quiero aclarar que yo por supuesto me equivoco y me equivocaré mil veces, quiero decir que no soy ninguna experta en Michael (¡ojalá!), y que sólo soy una admiradora más de él -al igual que vosotros- como músico y como hombre y artista, y que escribo este blog tomando como base tanto lo que sé como luego investigando muchas horas, tanto en vídeos, como en libros y, naturalmente, internet. Internet es una red laberíntica de millones de páginas y cientos de ellas dedicadas a Michael, y por eso se me pueden pasar muchos, muchísimos datos. Por supuesto me encantaría que cualquier dato que viérais erróneo o que se pueda completar, me lo comunicárais o lo aportárais para corregirlo o meterlo en La Cajita. ¡¡Así es como se hace un verdadero blog!! Un blog se alimenta de los comentarios y de aquellos que lo visitan y lo tratan con respeto y cariño, como vosotros.

Un beso y, de nuevo, gracias.

Keep Michaeling!!

Go, Michael, go!!


¿Por qué?

Ojos de lluvia,
paz serena;
siempre inocente.
¿Qué me preguntas con esos ojos?
¿Qué quieres encontrar más allá?
Te siento, te vivo,
te tengo muy dentro.


Hoy fue de esos días realmente chungos, feos, tristes. La mañana empezó con lluvia (como sabes, Michael, en Cádiz llevamos varios días con alerta amarilla: esto parece Macondo, no para de llover). Luego paró, pero el cielo decidió seguir disfrazado de plomo y así quedó. Salí a las tres de la oficina; me enchufé en el ascensor el mp4: tu música, mi Rey, sonaba.

Y, de repente, mientras intentaba mirar a la calle por los empañados cristales del autobús,  Michael, tuve una sensación rarísima, pero comprensible: necesitaba que estuvieras vivo. No era  esa pena que siento a diario porque ya no estás, no; era algo mucho más profundo. Necesitaba que no te hubieras ido hace ya seis meses, que siguieras respirando, que siguiéramos compartiendo tú y yo - tú, el más grande artista de todos los tiempos, viviendo con tus niños en Los Ángeles; yo, pobre molécula perdida en el anonimato de un Cádiz a miles de kilómetros de ti- compartiendo digo el mismo aire, el mismo oxígeno, el mismo planeta por el que tanto luchaste...

Lloré. 

Me salieron las lágrimas porque además de eso, en mis oídos, muy dentro gracias a los auriculares, empezaba Man in the mirror. En buena hora. No hacía sol, no podía proteger mis ojos llorosos de las miradas indiscretas tras los gruesos cristales de las gafas de sol. El día gris, la lluvia... todo en mi contra para que no pudiera ocultar mis ojos. Pero, pensándolo bien, ¿por qué? ¿Por qué tener que ocultar mis sentimientos? ¿Por qué no poder decir al mundo que lloro por tu ausencia, porque me haces falta, porque no concibo que ya no me regales más magia con tu música, con tu baile, con tus obras de caridad, con tu sonrisa?

¿Por qué, Michael? ¿Por qué te fuiste?


Fuera, sigue lloviendo. Y dentro, en mi corazón, también...




martes, 29 de diciembre de 2009

La primera novia de Michael: Stephanie Mills







Aunque mucho se especuló sobre la supuesta homosexualidad de Michael (algo que, sinceramente, en el fondo, no le importaba a nadie, exceptuando al propio Mike), alimentados esos rumores por su enfermiza timidez que luego se volvía arrollador cataclismo sobre el escenario, lo cierto es que Michael siempre negó, hasta el cansancio, que fuera gay. También su madre, Katherine, lo negó en una entrevista que le hicieron.

Tiene que ser muy, muy jodido, que toda la vida te estén persiguiendo absurdos rumores sobre con quién te metes en la cama  (no hablo ya de las terribles acusaciones sobre abusos a niños, eso es otro cantar), y que durante toda la vida tengas que estar a) negándolo o b) demostrando que no eres homosexual, o bien mediante un matrimonio de conveniencia, de cara a la galería (como le ocurrió al guapísimo Rock Hudson), o simplemente con un matrimonio porque te da la gana casarte, como así parece que ocurrió con Michael y sus dos esposas, Lisa Marie Presley y Debbie Rowe, de las que ya hablaré con más tranquilidad en la cajita.

Hoy no, hoy quiero hablar de la que, al parecer, fue su primera novia, su primera chica. Y no, no hablo de Tatum O'Neal.

Curiosamente, a Michael siempre se le ha acusado de no tener novias o citas negras. Y eso es falso. De hecho, él mismo, en su autobiografía Moonwalk (1988) ya decía que había tenido novias de color, pero sin nombrarlas. Yo creo firmemente que una de ellas era Stephanie Mills, con la que mantuvo un romance antes de estar con Tatum O'Neal.

Michael estrenó The wiz en 1978. Durante el rodaje de la película él se trasladó con su hermana Latoya a Nueva York. Allí, durante el rodaje del film, e incluso desde antes de comenzar el mismo, mantuvo este breve romance con la cantante Stephanie Mills. Stephanie nació en Brooklyn, Nueva York, en marzo de 1957. Era, por tanto, un año y pico algo mayor que Michael (agosto de 1958). Como Michael, desde niña destacó por su voz cantando R&B, soul y godspel, empezando su carrera en 1968, y actuó posteriormente en diferentes shows de Broadway. Estas actuaciones fueron alabadas por la crítica y de ahí a la firma de contrato por parte de la Motown no pasó mucho tiempo. Precisamente fue Jermaine, en 1974, mientras era miembro de Jackson Five, quien se fijó en ella como artista, y la recomendó. Aunque sólo estuvo dos años en la Motown, Stephanie comenzó a grabar discos con mucho éxito y de hecho obtuvo cinco discos de oro en los años siguientes y fue ganadora de varios premios, entre ellos de un Grammy, llegando a interpretar en Broadway el papel de Dorothy en El mago de Oz (1975). Sus canciones más conocidas son Something in the way, Never knew love like this before, y Home, de The wiz.


En este vídeo podemos ver un par de fotografías de Stephanie, donde un Michael arrebolado le echa el brazo por encima. Y el audio es una entrevista que en septiembre de 2007 una emisora de radio le hizo a la cantante acerca de su relación con Michael. (No ha sido la única vez que ha hablado de este tema: también la emisora por internet Blog Talk Radio, en el programa Mutha Knows le hizo una entrevista sobre su romance con Mike).

En la entrevista que os muestro cuenta algunos jugosos detalles como que ella pensó que él iba a casarse con ella, que era extremadamente tímido, que ella estaba muy enamorada de él, que no tuvieron sexo (recordemos que en esos años Michael era un devoto Testigo de Jehová y que estaba a favor de no mantener relaciones hasta llegar al matrimonio), pero que besaba estupendamente (ay, qué suerte, hija mía) y, cuando en la entrevista le preguntan dónde la besaba, ella responde pícaramente que dónde pensaba que la había besado. También hay algo curioso: habla de que una noche que estaban juntos (y solos) vio a Michael en ropa interior. Y claro, pondréis las orejas en modo alarma-on y os preguntaréis: "Pero, ¿no dice que no hubo tema?" Tranquilos todos y que no cunda el pánico, porque no hubo nada. Simplemente es que Stephanie, por esos días, le dio por hacerle la colada en su casa... y se ve que al chiquillo no le importó quedarse en ropa interior con tal de estar limpito... y eso que era tímido. Si no llega a serlo, no quiero ni pensar la que se hubiera liado... :-D También Michael dejó ver en esa extraña noche su faceta tan conocida de caballero: Miss Mills no tenía ni pajolera idea de cocinar, y, aun así, se atrevió. Ella cuenta que aquello era incomible pero que Michael no protestó... ¡y que se lo comió todo con total caballerosidad! (suspiros...)



La transcripción de la entrevista, realizada por dos disc jockeys simultáneamente, es esta (perdón por los posibles fallos al traducir. Por favor, si alguien toma esta traducción para su web, un foro, etc., rogaría que se citara la procedencia de la misma, es un trabajo de muchos minutos. Gracias):

(Tras una breve presentación)

DJ: Stephanie, quiero preguntarte sobre esta cuestión antes de hablar de tu disco sencillo.
SM: Ok.
DJ: Porque yo me he enterado de esto muchas veces y cuando se lo cuento a la gente ¡me mira como si estuviera loca!
SM: Ok.
DJ: ¿Es cierto o no que, muchos, muchos años atras, tú y Michael Jackson estuvisteis saliendo juntos?
SM: Sí, es cierto.
DJ: ¡Te lo dije, te lo dije! ¡La gente nunca creyó que tuviera una novia negra!
SM: ¡Sólo fui como una pequeña gotita de chocolate para él! (¿?)
DJ. ¡Te lo dije, te lo dije! ¡No hay nada sobre Michael Jackson que yo no sepa!
SM: Pero era cuando yo estaba haciendo The Wiz y Andy Warhol nos llevó a cenar e incluso nos hizo una entrevista. De hecho, está en el libro de Andy, y yo era por aquel entonces la cita de Michael. Yo pensé que iba a casarme con Michael, pero yo soy demasiado oscura (inciso: ¿acusa a Michael de que realmente no quería tener una novia negra ¿?)
DJ: Wow, ¡habrían tenido algo! Pero, permiteme preguntarte esto...
SM: ¿Sí?
DJ: Esta es la pregunta del día, ¿sabes? Es algo que TENGO que preguntar. Me siento algo violenta al preguntarte esto, pero, chicos, ¿vosotros tuvísteis sexo?
SM: No, nunca tuvimos sexo. Nunca tuve sexo con Michael.
DJ: Nunca, ¿lo ves?
SM: ¿Ver qué? Vosotros sabéis lo que quiero decir. Michael es muy hombre, y es muy, muy amoroso y cariñoso, pero nunca, nunca tuvimos sexo y nunca lo vi... Bueno, lo vi sólo en ropa interior ¡y Michael es muy lindo!
DJ: ¡Wow! ¿Esa fue tu impresión?
SM: ¡Oh, Dios!
DJ: ¡Eso fue hace mucho tiempo!
SM: Hace mucho tiempo...
DJ: Bien, ¿sabes qué? Que (Stephanie) está respondiendo a mis preguntas sobre Michael Jackson...
SM: Solía hacer la colada de Michael, porque solía pasar la noche allí y yo le lavaba la ropa. Y esta es la primera vez que se lo cuento a alguien.
DJ: Sabes que...
SM: Porque vivió en Sutten Place, y filmaba la película The Wiz, y solía pasar allí la noche y lavar su ropa.
DJ: WOW!!!
SM: Y bajábamos a la lavandería juntos porque Michael no era de allí. Él es muy real, muy auténtico. Yo nunca había hablado de esto, pero hacíamos la colada juntos. (inciso modo irónico on: ¡¡qué romántico, la colada juntos!! a mí me tenían que haber dejado con Michael en la dichosa lavandería)
DJ: Bien, me alegro de que haya decidido contarlo aquí hoy en exclusiva...
SM: Yo no sé lo que ocurrió tras el gran éxito de Billie Jean, pero él cambió. Él antes actuaba con más frescura, con más naturalidad.
DJ: ¿Has hablado con Michael a lo largo de los años, o simplemente no has tenido ningún contacto?
SM: Soy muy directa con Michael, tú sabes... Él sabe que soy realmente una mujer negra, por lo que me acerco a él de otra manera. (de nuevo no entiendo nada: ¿le vuelve a acusar de racista?)
DJ: Ok.
SM: Sabes... y, y...
DJ: ¿Cuántas personas le han visto tal y como es?
SM: Supongo que no muchas. Tal vez Brooke Shields, Tatum O'Neal...
DJ: Justo, eso es.
SM: Ellas le han debido ver.
DJ: Recuerdo aquellos pero... (¿?)
SM: ¡Pero Michael es muy lindo en su pequeña ropa interior! (¿A qué viene esto ahora? :-D)
DJ: WOW!!... Contéstame a esto sólo...
SM: ¿Qué?
DJ: ¿Crees que Michael es... hum... culpable?
SM: No.
DJ: Ok, no lo aceptas.
SM: No, no me creo que sea culpable.
DJ: Estupendo. Bien, Stephanie, ¿crees que has contestado a mis preguntas sobre Michael Jackson y tu relación con este chico?
DJ masculino: Estoy tan sorprendido de que él no intentara...
SM: Michael besa estupendamente... ¡Yo le he besado! (Traducción literal: Es un gran besador)
DJ masculino: Ohhh... Pero ¿no hubo algo físico, como hombre?
SM: No, nosotros no tuvimos relaciones sexuales.
DJ: Pero a vosotros, chicos, ¿no os gustaba besar con la lengua y todo eso? (qué poca educación preguntar eso)
SM: Oh, chicos... ¡vosotros estáis locos!
DJ: I LOVE Michael Jackson... ¡¡me estoy muriendo por saber!!
SM: ¡Es un gran besador! (traducción literal. La normal sería : ¡Besa estupendamente!)
DJ: ¡¡WOWWW!!
SM: ¡Y es muy, muy cariñoso!
DJ: ¿Dónde te besaba?
SM: ¿Que dónde me besaba? ¿Dónde crees que él me besó? (ayyyy... suspiros...)
Ambos DJ's: HEEEYYYY!!!!!!! (Él canta un trocito de Ease on down the road, de la peli The Wiz) :-D
DJ: Stephanie Mills, ha sido todo un honor. ¡Te comento que tenemos que ir despidiéndonos porque no podemos hablar de Michael todo el dia!
SM: Sólo diré que Michael es MUY HOMBRE. Es lo que estoy tratando de decir.
DJ: ¡Bien! Pues oye, sólo te digo que me encanta Mike, que le deseamos lo mejor y que a ti también te deseamos lo mejor con este nuevo trabajo.
SM: Sí, Time Healing, dentro de un nuevo álbum que sale el 3 de agosto, Born for this. Pero, ¿sabéis? Un día hablará Michael Jackson, lo traeré por la emisora y os retará, chicos.
DJ: Ohhh!!!
SM: ¡Apuesto a que será así, sentado justo a tu lado!
DJ: Oh, sí queremos
Otro DJ: Oh, sí, me encantaría...
SM: ¿Tú querrías?
DJ: Sí, yo fliparía... Me encanta Michael Jackson. (¿Y quién no fliparía? :-D)

Curiosamente, años después de su romance con nuestro Dios Rey del Pop, Stephanie Mills grabó esta canción de inequívoco título. A ver de vosotros quien adivina a quién iba dedicado...

lunes, 28 de diciembre de 2009

Mis mejores regalos de cumpleaños



A nadie más que a mí se le ocurre nacer un 28 de diciembre. Para aquellos que en su país no se celebre, les recuerdo que es la festividad de los Santos Inocentes, y tradicionalmente es el día de las bromas. Así que imaginaos, hoy cumplo 43 castañas y, desde que tengo uso de razón, he tenido que soportar decenas de bromas sobre la curiosa fecha de mi cumple.

Como autorregalo de cumpleaños, me he hecho este slide con fotos de mi Mike que me encantan, y que por supuesto quería compartir con vosotros. ¡¡Espero que os guste!! :-))




Pero si hay un regalo que me ha llegado al corazón, ha sido la preciosa postal que Mahe, una buena amiga del foro de Hideout, me ha mandado justo a las doce de la noche. Un poco más y lloro. Qué detallazo, Mahe, preciosa. Es la felicitación perfecta... GRACIAS, GRACIAS.


domingo, 27 de diciembre de 2009

We've had enough (The ultimate collection, 2004)




Por motivos obvios, esta entrada va dedicada a Faly
(y también, por motivos obvios, no será la última que le dedique...)


Hoy traigo  una de esas rarezas que merece la pena oír una y mil veces. Se trata de We've had enough, una canción de las menos escuchadas de Michael no por su calidad, evidentemente, sino porque se incluyó como una canción inédita en el recopilatorio The ultimate collection.

Son bastantes ya los recopilatorios de Michael pero este, que consta de 4 cd's y el dvd del concierto de Bucarest del Dangerous Tour, es especial porque incluye varias rarezas y temas por estrenar. Por ejemplo, en él encontramos demos de P.Y.T. (Pretty Young Thing), Cheater, y la curiosa demo de We are the world con Michael como solista. Y entre las ocho canciones inéditas, tenemos The way you love me, Beautiful girl o We've had enough.

La canción We've had enough, es, sencillamente, espectacular. Se trata de un bellísimo alegato pacifista y pienso que el día que Michael la escribió estaba realmente inspirado. Siempre le gustó batallar por grandes causas solidarias (en pro de la lucha contra la pobreza, contra las guerras, contra el sufrimiento infantil), y esta letra épica hace todos los honores. Y no digamos la música. Es un ritmo sosegado, pausado, melódico, hasta que en un determinado momento, la canción rompe y sobrecoge por su fuerza. Una vez más, una magnífica muestra del talento innegable de Michael para componer hermosas e inolvidables canciones, en este caso, hablando de los devastadores efectos de la guerra, el terrorismo y la violencia en todos los rincones del mundo.

Una pena que esta canción, que ignoro cuándo fue escrita exactamente, o por ejemplo si fue una de las que se desecharon para el Invincible (2001), no fuera publicada en su momento. Algo realmente inexplicable. Porque estoy convencidísima de que hubiera llegado muy lejos. Y yendo más allá: no encuentro ninguna información en internet sobre ella, y mira que he buscado. Si por casualidad encuentro algo algún día, editaré esta entrada y lo iré añadiendo. Por supuesto está de más deciros que cualquier información extra que tengáis de ella, me la digáis y con mucho gusto la añadiré a la entrada.

Os dejo dos emocionantes vídeos, el primero subtitulado al español, como otro, que es la preciosa versión que ha hecho un fan, porque no existe vídeo oficial del tema. También os dejo las letras en inglés y en español. No perdáis de vista esta canción si no la conocéis bien porque tiene peligro: engancha.






Love was taken from a young life
And no one told her why
Her direction has a dim light
From one more violent crime

She innocently questioned why
Why her father had to die
She asked the men in blue
How is it that you get to choose
Who will live and who will die
Did god say that you could decide ?
You saw he didn't run
And that my daddy had no gun

In the middle of a village
Way in a distant land
Lies a poor boy with his broken toy
Too young to understand
He's awaken, ground is shaking
His father grabs his hand
Screaming, crying, his wife's dying
Now he's left to explain

He innocently questioned why
Why his mother had to die
What did these soldiers come here for ?
If they're for peace, why is there war ?

Did God say that they could decide
Who will live and who will die ?
All my mama ever did
Was try to take care of her kids

We're innocently standing by
Watching people lose their lives
It seems as if we have no voice
It's time for us to make a choice

Only God could decide
Who will live and who will die
There's nothing that can't be done
If we raise our voice as one

They've gotta hear it from me
They've gotta hear it from you
They've gotta hear it from us
We can't take it
We've already had enough

Deep in my soul baby
Deep in your soul and let God decide
Deep in my soul
It's up to me and i'm still alive
They've gotta hear it from us

We can't take it
We've already had enough
It's going down baby
Just let God decide,
Deep in my soul baby
We've already had enough

They've gotta hear it from me
They've gotta hear it from you
They've gotta hear it from us

We can't, we can't
We've already had enough

-------------

Le quitaron el amor a una joven vida
Y nadie le dijo por qué.
Su dirección tiene una luz tenue
Desde un crimen violento más
Ella se pregunta inocentemente porqué
Porqué su padre tuvo que morir.

Preguntó a los hombres de azul
¿Cómo es que ustedes pueden elegir
quien vivirá y quien morirá?
¿Se los dijo Dios que ustedes podrían elegir?.
Viste que él no huyó
y que mi papá no estaba armado.

En mitad del pueblo
dentro de un país lejano
yace un buen chico con su juguete roto
demasiado joven para comprender.
Está despierto, la tierra se agita
su padre le toma de la mano
llorando a gritos, su mujer se está muriendo
Ahora está sólo para explicar.
Inocentemente se pregunta por qué
por qué su madre tuvo que morir.

¿De dónde vinieron esos soldados?
¿Si están para la paz por qué hay guerra?
¿Dijo Dios que ellos podían decidir
quién vivirá y quién morirá?
Todo lo que hizo mi mamá siempre
fue intentar ocuparse de sus hijos.

Estamos esperando inocentemente
viendo a gente perdiendo la vida
parece como si no tuviéramos voz
Es hora de que hagamos una elección.

Sólo Dios puede decidir
quién ha de vivir y quién ha de morir.
No hay nada que no se pueda hacer
si levantamos nuestras voces como una sola.

Van a escucharlo de mi
Van a escucharlo de ti
Van a escucharlo de nosotros
No podemos soportarlo
Ya tenemos suficiente

Van a escucharlo de mi
Van a escucharlo de ti
Van a escucharlo de nosotros
No podemos soportarlo
Ya tenemos suficiente

Gracias a Dios me preocupo por mi
Gracias a Dios me preocupo por ti
Gracias a Dios esto viene de tí, chica
No podemos soportarlo
Ya tenemos suficiente

En lo más profundo de mi alma, chica
En lo más profundo de tu alma y a tu lado
En lo más profundo de mi alma
Es tan grande y estoy todavía vivo
Van a escucharlo de nosotros
No podemos soportarlo
Ya tenemos suficiente

Así es, chica
dejemos que Dios decida.
Así es, chica
dejemos que Dios decida
En lo más profundo de mi alma, chica
Ya tenemos suficiente

¿Dios la escuchará de mi?
¿Dios la escuchará de mi?
¿Dios la escuchará de nosotros?

No podemos soportarlo
Ya tenemos suficiente.


We've had enough (The ultimate collection, 2004)
Letra y música, Michael Jackson.
Canción inédita, no estrenada en ningún álbum anterior.
Se trata del último corte del cd número 4.
No tiene vídeo oficial.

sábado, 26 de diciembre de 2009

Michael, el reportero más dicharachero :-D






Me encanta navegar por internet. Encuentro muchas veces verdaderas joyas, así que si tuviera que poner en una balanza lo positivo y lo negativo, creo que gana lo positivo, con lo cual me alegra disponer de la red: encuentro información, puedo escribir y hacer que otros me lean, leo lo que otros escriben, encuentro páginas y blogs que son auténticas maravillas, me comunico de forma instantánea con personas que están en la otra esquina del mundo, leo la prensa, veo documentales, pelis... y como decía al principio, descubro verdaderas joyas, y éste es uno de esos pequeños tesoros. Menor, sí, no tan relevante como otros vídeos que he puesto de Michael, pero a mí me ha enternecido mucho.

Se trata de una grabación doméstica, casera, de una familia normal norteamericana. Es 25 de diciembre de 2001, Navidad. El padre, dos días después de la ausencia de Michael, colgó el vídeo en Youtube con estas palabras:

"Another generation also loved Michael Jackson. Christmas morning 2001 and Michael Jackson provided the best video we have ever taken of the kids. They unwrapped Christmas gifts and who would have ever thought the best gift and most entertainment was provided by Michael Jackson and his CD's of music. Thanks Michael Jackson for giving us the best video's of our kids on a Christmas morning".

(Otra generación también ama a Michael Jackson. En la mañana de Navidad de 2001, Michael Jackson nos proporcionó el mejor vídeo que yo jamás haya tomado de mis niñas. Ellas desenvolvieron los regalos, y quién iba a pensar jamás que el mejor regalo y el mejor entretenimiento fuera proporcionado por Michael Jackson y un CD con su música. Gracias Michael Jackson por regalarnos el mejor vídeo de nuestras niñas en una mañana de Navidad.)





Yo no sé a vosotros. A mí me ha encantado, porque vuelve a reafirmar lo que hemos comentado aquí más veces: lo maravilloso de que la magia de Michael no muera con nosotros; al contrario, que esté resurgiendo con las nuevas generaciones. Aunque este vídeo sea de 2001, representa perfectamente este espíritu. Estoy segura de que esas niñas, que ya hoy son mujeres, le inculcarán la misma admiración por Michael a sus hijos. Y eso me enorgullece, me alegra y me dibuja una sonrisa de esperanza.

Tras esta introducción que he visto apropiada por las fechas navideñas, y, precisamente, hablando de vídeos caseros, quería pasar a otro vídeo, muy, muy curioso  y que no sé si habréis visto antes. Si es así, si no lo conocíais... os va a encantar. :-)

La verdad es que lo vi hace ya algún tiempo, pero no tenía sonido. El chico que lo colgó se disculpaba diciendo que le había sido imposible encontrarlo con sonido, pero como era gracioso, estaba seguro de que a los fans de Michael nos iba a gustar. Y sí, me gustó, me hizo gracia, pero ahora que lo he encontrado con sonido, pues... la verdad es que gana un 500 %.

Michael, en esta rara grabación casera, que repito no sé si conoceréis, hace de reportero. Su familia está pasando un agradable día de campo y él, tocado con un gracioso sombrerito, se dedica a ir preguntando a todo el que se le cruza por su camino tonterías diversas. Lo más extraordinario es la simpatía del chaval, que por aquel entonces calculo que tendría unos catorce o quince años, y, aún más, cuando de repente lanza dos o tres pasitos de baile, de "su" baile, o se pone a tararear alguna canción. Michael en estado puro.

En la familia Jackson era bastante habitual hacer grabaciones caseras. Todos recordamos esa grabación en la que un asombroso Michael de apenas ocho años, arropado por sus hermanos, se pone a imitar a James Brown. Y a partir de ahí, más y más material filmado, como el día que están en la nieve -y donde el pobre Michael se moría de frío, según explicó en Private home movies-, o en otras en las que viven aún en su casa de Gary, Indiana, antes de que estallara su fama internacional.

Por eso no es de extrañar esta grabación, que aunque en principio, en la filmoteca de la familia Jackson pudiera parecer una más, a mí no me lo parece. Porque me encanta que Michael haga de divertido reportero dicharachero, como la añorada rana Gustavo (Kermit en los Estados Unidos). Es un pasito más para conocer más cosas de él, cómo era, las cosas que le gustaban, lo que hacía en su vida fuera de los escenarios, las grabaciones y las giras.

Michael, en la grabación, entrevista a su madre, a una señora mayor que no sé si será su abuela, o alguna tía, a una niña (que no es Janet, supongo que es alguna prima), a alguno de sus hermanos ("Mirad ese mono feo" se le escucha decir mientras enfoca a Randy a lo lejos :-DD Anda que no era cachondo ni ná este Michael...), pone alguna de sus muecas raras, y en definitiva, nos muestra, una vez más, que Mike tenía un extraordinario sentido del humor. Ni los maratonianos ensayos, ni las horas y horas de grabaciones y conciertos, podían con él. A pesar de que en muchas de sus fotografías se le ve triste y reflexivo, también fue un niño divertido, con un gran sentido del humor, algo a lo que podía dar rienda suelta, eso sí, en contadas ocasiones. No tanto como a él le hubiera encantado. Y después dicen que si era un adulto con mentalidad de niño pequeño... ¿Qué iba a hacer si no experimentar de mayor lo que no pudo de chico?

En fin, ahí os dejo los peculiares reportajes de este -como la rana Gustavoreportero dicharachero. Que os divirtáis. :-)))

viernes, 25 de diciembre de 2009

Seis meses echándote de menos





Son seis meses ya. 

El otro día lo comentamos, ¿verdad? Que han sido seis meses, 182 días uno detrás de otro que se nos han ido en un soplo. 

Cada persona es un mundo, y a pesar de que nos une el cariño más absoluto por Michael, cada uno de nosotros vive su ausencia de una determinada manera. Unos no quieren ni pensar en que está en ese catafalco de Forest Lawn, dicen que con la ropa de los Grammys '88, de cuando aquella interpretación prodigiosa de Man in the mirror (de la que ya hablaré, por supuesto), y con un guante blanco... Otros, son incapaces de contar los días desde que Michael nos dijo adiós... Otros, sin querer aceptar la cruda realidad, aseguran que está vivo y que, en un espectacular golpe de efecto, anunciará su regreso el próximo uno de enero... Otros, en fin, nos alimentamos de su música y de sus vídeos como la gasolina que nos hace impulsarnos cada día. En mi caso particular, cada vez que dan las tres y empiezo a apagar el ordenador de la oficina, me digo para mis adentros: "Ahora, un ratito de Michael", y nada más salir, ya me estoy enchufando el MP4. Y exactamente lo mismo cuando a las siete y veinticinco de la mañana voy pitando para no perder el autobús. Michael me acompaña cada mañana hasta las ocho y luego, desde las tres y diez o y cuarto hasta las cuatro menos algo. Y luego lo hace por la tarde, mientras hago las cosas de la casa, escribo, contesto correo o simplemente navego por internet., tanto con su música como con sus vídeos, o también ojeando sus fotos en mis libros. Casi nunca he sido monotemática con un artista. Pero en estos seis meses no he podido evitarlo; es como si sólo existiera su música (excepción hecha de los ratitos que me refugio en  el bellísimo blog de Doc, Sinfonía Azul). Y esto ha sido así desde que me quedé clavada ese infausto fin de semana de junio, aún shockeada, en el que estuve absolutamente todo el  sábado y el domingo sentada en el sofá viendo un vídeo tras otro en la MTV... y sin podérmelo creer. Disfruto cada segundo que le estoy oyendo, es como si le conociera un poquito más aún cada día, y, sin pretenderlo aposta, es mi particular forma de rendirle homenaje.

En fin, no dudo en absoluto de nuestro amor por él, de cuánto lo echamos de menos... Desde mi Laurita y Faly hasta Ryoga, desde Billie Jean a Sonia o Bea, pasando por Jackson Girl o el Doc... y muchos más amigos que se asoman cada día a La Cajita, todos le echamos muchísimo de menos, y más aún en esta fecha triste, muy triste, porque sabemos todos lo que significaba la Navidad para Mike desde que su hada madrina Liz se la mostrara, sobre todo a raíz de tener a sus queridísimos hijos... Todo aquel que le conocía coincide en que era un padre extraordinario, que, a pesar de ser varón, parecía una hembra defendiendo a sus cachorros, con ese instinto maternal que nace desde tan adentro y que surge como algo innato y espléndido.

Por eso pienso que, efectivamente, en este día de Navidad, todos los que le queremos le vamos a echar de menos, sin duda y nos vamos a acordar especialmente de Michael. Pero los que más le van a echar de menos, los que más a sentir una Navidad más sin su Daddy, -Applehead para sus sobrinos-, son, también sin dudarlo, ellos...

jueves, 24 de diciembre de 2009

Mi (imaginada) Navidad con Michael



Tirados en el suelo,
abriendo cajas,
rompiendo lazos,
tirándonos las bolas de papel,
ese papel con el que
envolvimos los regalos con tanto mimo...
Te ríes, me río,
pediste tu pistola
y Santa te la trajo.
No la de matar,
no la que hace daño:
pistola de agua,
tu juguete favorito,
la que hacía que con 33,
parecieras sólo un crío.
De pequeño veías el árbol,
los calcetines,
renos de hocicos colorados.
Tú grababas y bailabas,
no pudiste celebrar la Navidad;
mamá Katherine no te dejaba.
Fuiste mayor y Liz, tu hada madrina,
vistió Neverland de oropeles y brillo.
Lloraste, arrepentido,
pero a partir de entonces,
como dijo Liz,
no se entiende una Navidad sin Michael
y un Michael sin Navidad.
Por eso desde ese día repartes regalos,
abres las cajas con tus niños,
les das besitos y abrazos,
mil chuches y cariño,
esperando una nueva Navidad.
Una Navidad que ya nunca llegará...
pero aquí estaremos para deseártela.

Michael, mi cielo, que Dios te bendiga. Feliz Navidad.

Dentro de nuestra infinita tristeza... Feliz Navidad a todos, amigos.

martes, 22 de diciembre de 2009

¡Basta ya de basura contra Michael!




Aviso a navegantes: hoy vengo calentita.

a) Fernando Sánchez Dragó, el mismo escritor del que nadie se acordará, probablemente, dentro de ¿diez? ¿veinte? años, el mismo que grita a los cuatro vientos su amor por las infaustas corridas de toros, defendiendo, como hacen los pro-taurinos que, "gracias a las corridas de toros no desaparece el toro de lidia" ( y yo siempre me pregunto: ¿para qué quiero yo que exista una raza cuya único fin es ser condenada a morir salvajemente y de forma humillante y dolorosa?), y que vomita escribe perlitas como esta...

"(HERMANO TORO

Epístola moral dirigida a quienes mañana, miércoles, en Cataluña, prohibirán o no lo que ustedes saben).

Así -fratello- lo habría llamado Francisco de Asís. Así lo llamo yo.
Alguien, en nombre del amor a los animales, el anima mundi, el buen corazón y el sentido común, tendría que poner freno a la campaña de quienes odian a los toros tanto como para desear su muerte.
¿Cómo es posible que haya gente tan malvada, tan insensible y tan inmisericorde?
Pues la hay, y son, según las encuestas, muchos. Dos de cada tres españoles -dicen- militan en la tropa de quienes quieren condenar a los toros a la pena capital.
Puede ser que esa proporción esté maquiavélicamente inflada por los agitadores del movimiento tauricida infiltrados en los medios de información y en los institutos de opinión, pero aun así…
Existe también una quinta columna, llegada de fuera, que organiza griteríos callejeros de apoyo a la hecatombe y recaba la colaboración de organismos internacionales que desprecian cuanto ignoran.
¿Qué hacen los políticos? ¿Por qué no atajan la conjura? ¿Por qué consienten o, incluso, en determinadas regiones del país, alientan y financian con dinero público a los tauricidas? ¿No tienen nada que decir al respecto la Sociedad Protectora de Animales y otros grupos afines? ¿Y los jueces? ¿Acaso no existe, tipificado ya en el código penal, el delito de ecocidio?
El último uro murió en los bosques de Polonia a mediados de los años treinta del siglo anterior a éste. Carecía de utilidad doméstica. Su conservación era demasiado onerosa para la sociedad.

¿Debemos permitir que el toro bravo, descendiente del uro y animal de extraordinaria belleza y nobleza, pero imposible de domesticar y de explotar, como su antecesor zoológico, y de carísimo mantenimiento, corra la misma suerte?

Con él, de paso, desaparecería el prodigioso ecosistema -las dehesas, santuario del agua, el viento, el bosque, el matorral, la hierba, las aves, los insectos y buena parte de cuanto natura ha creado- donde el toro de lidia vive, mejor de como lo hace cualquier otro animal, hasta que le llega la hora de rendir el alma.

¿El alma? Sí, porque estoy convencido de que la tiene.

Reaccionemos, por favor, antes de que sea demasiado tarde. Salgamos a la calle. Recojamos firmas. Acudamos a los tribunales. Paremos los pies a los antitaurinos. Si la corrida desaparece, el hermano toro se extinguirá". (El Mundo.es, 15/12/2009)

... sí, ese mismo que escribe epístolas morales a quienes abominamos de semejante atrocidad, fue el que vomitó dejó otra joyita como esta, a los cinco días de la ausencia de Michael:

"EL SEGUNDO RETRATO DE DORIAN GRAY

Michael Jackson en la sopa. Páginas y páginas dedicadas a ese monstruito, y para colmo en la sección de cultura. Dije una vez que a nadie, entre todos mis congéneres, me sentía tan ajeno, tan distinto, tan opuesto, como al cantante que acaba de morir. Sigo pensándolo. Me horroriza ese individuo. Me da dentera y grima. No sé cómo cantaba, porque nunca, a sabiendas, le oí cantar, ni cómo bailaba, por lo mismo. Miento. Una vez, en un momento tonto, tumbado en la cama de un hotel de Nueva York con la tele encendida delante, presencié sus contorsiones de marioneta sobre no sé qué escenario de no sé qué lugar del mundo. A los pocos segundos apreté el botón del zapeo y me fui sin su música a otra parte. Era el jovencito Frankenstein, un esperpento de videoclip de vampiros y Thriller de serie B, y la reencarnación de Dorian Gray. Éste, como Jackson, tampoco quería envejecer. Eso es comprensible y legítimo, pero no a costa de perder el alma. ¿De qué sirve la lozanía del cutis a quien no la tiene? Los dos eran, cada uno a su modo y en la acepción etimológica de la palabra, unos desalmados. En lo concerniente al primero, no envejecía su cuerpo, sino el retrato que guardaba en una habitación donde sólo él podía entrar. Al morir, por él mismo apuñalada la pintura, los términos se invirtieron: el cadáver del crápula se cubrió de arrugas y éstas desaparecieron del lienzo. Hay, en el caso de Jackson, algunas variantes, pero el meollo de la historia permanece. El cantante no necesitaba de retrato, porque él mismo, poco a poco, se había ido convirtiendo en su propia caricatura, y también, como Dorian Gray, la escondía, aunque lo hiciese bajo máscaras, velos, gafas negras, sombreros de ala ancha, atuendos femeninos o, incluso, un burka. ¡Qué adefesio! Su piel era ya la de un cadáver, la de un zombi, que vagaba por palacios horteras de Walt Disney y vacíos serrallos orientales. Estaba podrido. Por no tener no tenía ya ni nariz. Será difícil que su cadáver se descomponga, porque los gusanos se lo habían comido en vida. Ha reventado, como una pústula, en plena vejez a causa de sus potingues, que eran elixir de eterna senilidad. No voy a decir que me alegro de su muerte. ¿Cómo podría llegar a tal extremo si ni siquiera me alegré de la muerte del Caudillo? Pero tampoco la lamento. Hombre soy, y la desaparición de Michael Jackson me deja indiferente. No creo que sea, como tantos, dicen, una pérdida para la humanidad. ¿Y si fuese lo contrario?" (El Mundo.es, 30/06/2009)

(Es decir, añado yo... atendiendo a estas dos últimas frases... que su desaparición -sí, la de ese cantante y bailarín al que juzga sin haber oído cantar ni visto bailar- fue una gran ganancia para la humanidad, ¿no? Naturalmente me metí en su blog y le contesté. Podéis imaginaros lo que le dije. No fue mucho, no quería malgastar mi precioso tiempo en él. Pero, entre otras cosas, le dije que probablemente, cuando él fallezca, a los dos años, o tan siquiera al año, pocos llorarán su pérdida, y por supuesto sólo en el ámbito de nuestro país, mientras que los nietos de los nietos de nuestros nietos seguirán viviendo intensamente la magia de Michael, y así en todo el planeta. Por supuesto, como los comentarios necesitan aprobación, imagino que nunca me lo publicaron. Jamás gasté un segundo más en mirar si se había publicado o no en su blog.)

b) El País, en su edición digital, realiza el consabido repaso de fin de año, "Mira a los protagonistas del año", y hace un balance de las noticias más importantes. Naturalmente, en el obituario, incluye la ausencia de Michael. "El rey roto del pop. Su éxito musical (750 millones de discos vendidos) sólo fue comparable al variado catálogo de excentricidades y escándalos que protagonizó en su vida: borró el color de su piel, colgó a uno de sus hijos desde un balcón, convirtió su mansión en un parque de atracciones y quedó absuelto de un delito de abuso de menores, entre otras muchas cosas. Michael murió en su palacete de estilo francés de Bel-Air de siete dormitorios y trece cuartos de baño mientras preparaba su vuelta a los escenarios".

Analicemos esta joyita que da paso a cuatro artículos que sólo saben echar más mierda sobre Michael, como asimismo este otro (¿cuándo coño dejarán de llamarle Jacko, por cierto, o de decir que usaba una nariz postiza?). Debería estar ya inmunizada, pero mi coraza no es tan dura, y sólo tengo ganas de vomitar cuando leo cosas como estas. Pero analicemos, analicemos...

"Borró el color de su piel" (casi sin comentarios: sólo un apunte para los que aún no se han enterado que sufría vitíligo desde principios de los años ochenta y que tenía que usar maquillaje y cremas blanqueantes para igualar el tono de piel. Qué hastío)

"Colgó a uno de sus hijos desde un balcón" (sí, claro, es que su intención era matarlo. Michael se arrepintió una y mil veces de haber sucumbido a la tentación de mostrar al pequeño Blanket a sus fans alemanes que no paraban de gritarle al balcón del hotel donde se hospedaba. Posteriormente lo declaró en más de un medio: que aunque lo tenía fortísimamente agarrado por sus axilas, y sabía que era imposible que se cayera, que estaba realmente arrepentido. Su incondicional Liz Taylor también afirmó que el bebé no corrió peligro alguno en ningún momento, y que Michael jamás haría daño a sus niños. ¿Es que acaso lo dudamos? Bueno, hay una parte de escoria que sí lo hace todavía.)

"Convirtió su mansión en un parque de atracciones" (Bien, lo hizo. ¿¿¿Y??? Cada uno hace con su dinero LO QUE LE DA LA GANA, que para eso trabajó como un esclavo desde los nueve años, coño. ¿Es que acaso hizo daño a alguien montando un parque de ensueño en Neverland? ¿A que aquí no dicen la de cientos de niños que iban cada semana, niños de hospitales, de orfanatos, niños terminales con cáncer, niños que disponían de dos camitas en los laterales del cine para que los más débiles y que tenían que llevar goteros y máquinas de oxígeno o perfusión de medicamentos pudieran ver cómodos las películas junto a las enfermeras? ¿A que aquí no cuentan que a la entrada del cine había una barra libre de gaseosas, refrescos y todo tipo de caramelos y chocolatinas para que los críos se sirvieran lo que les diera la gana? ¿A que aquí no dicen que la visita al zoológico era -por supuesto- también totalmente gratis y las criaturas podían disfrutar de los animales en libertad por el rancho?)

"... entre otras muchas cosas" (Quiero imaginar que en esa elipsis están incluidas las innumerables obras de caridad, los cientos de millones donados, los aviones cargados con comida, mantas y juguetes a Sarajevo, las operaciones pagadas a niños terminales y con cáncer, los funerales que pagó por caridad -como por ejemplo el de David Ruffins, de los Temptations, que murió en la ruina, y no fue el del único artista que pagó-, las barbacoas (seguidas de juegos y pases de pelis como La sirenita o Regreso al futuro II) que organizó en Neverland para los ochenta y dos niños maltratados de la Childhelp USA -como un mínimo ejemplo de lo que este hombre hacía por los niños más débiles-, la organización de Heal the World, creada para ser la voz de los sin-voz, especialmente la de los niños, cuya salud y desarrollo era la prioridad fundamental, las dos nominaciones al Premio Nobel de la Paz, sus encuentros con grandes dignatarios, y aquí destaco especialmente su amistad con Nelson Mandela, su cargo como comisionado especial de la ONU para la infancia, los cuentos que leyó el 20 de julio de 1988 -otro simple ejemplo de los muchos- a unos niños enfermos en el londinense hospital infantil Great Ormond Street, el concierto que dio para 50.000 personas en el muro de Berlín el 19 de junio de 1988, con el fin de unir a gentes de todas las naciones y razas, sus canciones como Earth Song o Heal the World, sin olvidarnos de la preciosa Man in the mirror, de Siedah Garret, la cesión de la casa de Michael el 10 de marzo de 1988 para realizar  una subasta benéfica para las iglesias de Sudáfrica, necesitadas de ropa y medicinas, la espeluznante historia de Dave Dave -el chico quemado por su padre y que se convirtió en protegido de Mike-, de la que hablaré más ampliamente otro día, el fin último del Dangerous Tour, que era recaudar fondos  para la fundación Heal the World? Ah, claro, es que es una elipsis porque sólo vende la mierda, la basura, la escoria, el estiércol. Lo bueno, no vende. Vende el morbo, el vómito, el remover la mierda, el expandirla con un ventilador, aunque sea mentira, aunque se sepa que jamás tuvo una cámara hiperbárica y que dormía en ella, que la famosa foto en la que se ve fue porque donó esa cámara especial para grandes quemados al hospital donde lo atendieron cuando se quemó la cabeza, aunque se sepa que jamás se encontró una sola prueba en su casa que le acusara de pedofilia, jamás una fotografía en su ordenador, jamás un acto que justificara las humillantes fotografías de sus genitales, de sus nalgas, de su cuerpo desnudo -fotografías que ruego al Santo Dios en el que creo, que jamás vean la luz, porque mientras hay quien piensa que están más que quemadas, otros opinan que están guardadas en una caja de seguridad de un banco de Santa Bárbara-, jamás nada que demuestre que tocó con malas intenciones a un niño...

Hoy escribo desde la rabia, desde la indignación más absoluta porque se acaba el año, comienzan los balances y comienza de nuevo la mierda sobre esta criatura a la que crucificaron en vida y no dejan descansar en paz, ni antes, ni siquiera a seis meses de su ausencia. Y peor aún cuando ahora el FBI ha decidido desclasificar parte de los archivos de las acusaciones de abusos a menores.

Ni media hora ha tardado El Pais.es en publicar esta zafiedad de titular: El FBI revela parte de los "secretos" de Jackson. ¿"Secretos", así, entrecomillados, como dando a entender QUÉ? ¿Qué secretos? ¿Por qué las comillas? Porque te pones a leer este artículo, y lo que sacas en claro son frases como: "Sobre la siguiente acusación por pederastia, el FBI destaca que no se encontró nada en los ordenadores del cantante que pudiera condenarle. Jackson fue declarado inocente de diez cargos, entre ellos cuatro de abuso sexual de un menor". Entonces, ¿por qué esas hirientes comillas? ¿Por qué destacar que una testigo oyó "ruidos extraños" en un compartimento de tren, entre Mike y el niño Jordan Chandler? ¿No estarían riéndose o jugando como tanto le gustaba hacer a Michael? Si Michael tenía perfil de pedófilo, dado que se acercaba tanto a los niños, ¿cómo es que los padres de Chandler dejaban que su hijo hiciera un viaje en tren a solas con Michael?

Lo siento... siento si esta entrada es muy dura, pero es que la rabia me hace escupir las verdades a borbotones, tal y como me salen del corazón hacia la boca (en este caso, hacia el teclado). Las mentiras, a base de repetirlas, se terminan creyendo. A ver si entre todos logramos que, repitiendo las verdades, de una puñetera vez se enteren de que Michael fue un extraordinario artista, pero un más grande aún -parece imposible, pero lo logró- ser humano. Y, por favor...

¡DEJADLE TRANQUILO DE UNA PUTA PUÑETERA VEZ!

lunes, 21 de diciembre de 2009

Las ciento sesenta caras de Michael





Aunque parezca que la entrada de hoy es sólo un post para salir del paso, no es así. Poco texto, sí, pero aquí es la imagen lo que importa. Y para darme un homenaje (bueno, a mí y a vosotros) después del bajonazo de anoche -llevo todo el día muy triste :-((- , aquí van 160 fotografías de Michael. Tierno, divertido, serio, guapísimo, pensativo, sonriente, reflexivo... Son las ciento sesenta caras de Michael. Que las disfrutéis.


Una Navidad realmente triste




Bueno, amigos, tras dos o tres días de entradas alegres, hoy toca algo a lo que no quería llegar... Pero a la vez el cuerpo me lo pide. Quiero hablar de esta Navidad que ya está llegando. Me gusta decir Feliz Navidad y todo eso pero no a finales de noviembre, cuando nos lo impone la publicidad, cuando por narices, porque los comercios y las grandes superficies lo decidan, es Navidad cuando aún es noviembre. De hecho, este año pasó algo curioso y que a mí no me gustó nada: entré a comprar al super y ya había polvorones y dulces de navidad ¡cuando aún no era ni el uno de noviembre, y, por tanto, no había pasado ni siquiera los Tosantos! (Los Tosantos, para la gente que no sea de España, es la celebración del uno de noviembre del día de Todos los Santos, y aquí en Cádiz se le dice así, Tosantos).

Pero han ido pasando los días y ahora sí, cuando estoy comprando cositas para la cena de Nochebuena que compartiré con mi madre (mi padre y mi abuelo desde el cielo) y mis hermanos y cuñados (mis nenes este año cenan esa noche con su padre), o cuando estoy envolviendo los regalos... pues eso, ya sí que me estoy dando cuenta de que estamos en Navidad.

Llevo un par de meses pensándolo: como ya todos los que queremos a Michael sabemos, el día de Navidad se cumplirán seis meses de su ausencia. Se me ha hecho cortísimo, no sé a vosotros. Parece que fue ayer mismo cuando estaba sobre la una de la madrugada haciendo punto de cruz, resistiéndome a acostarme cuando tengo que madrugar, y de repente me sonó un mensaje al móvil; es como si estuviera esperándolo cuando ya tenía que llevar largo rato durmiendo. Me extrañó muchísimo por la hora, e intuí que era algo malo. "Michael Jackson ha muerto. No me lo puedo creer". Mi Faly me avisaba de algo que era imposible. "¿Qué dices? ¿De verdad?". No se me ocurrió nada más porque me quedé en shock. Reaccioné. Corriendo para encender la tele... y sí, ahí estaban las cadenas escupiendo las noticias, sobre todo la primera que se me ocurrió poner: como tengo tele por cable, puse la CNN y Euronews. Y sí, ahí estaba la evidencia. Y parece que fue anoche mismo.

Seis meses ya y Michael no podrá vivir la Navidad como empezó a aprender a vivirla con 35 años, cuando su hada madrina como yo la considero, Elizabeth Taylor, mandó que decoraran Neverland. Fue toda una sorpresa para Michael, que, como nunca había podido celebrar Navidades ni cumpleaños por profesar la fe de los Testigos de Jehová, se vio tan desbordado por algo nuevo, que había visto en otras casas de otra gente, que, dicho en sus propias palabras, cuando terminó de ver la decoración y desempaquetar sus regalos -¡ay, esas Super Soaker que tanto le gustaban!- se fue al baño y estuvo llorando durante 20 minutos, agobiado por un terrible sentimiento de culpabilidad. Y eso que ya llevaba un tiempo sin ser Testigo. Pero fue en un momento durísimo de su vida, y Liz quiso apoyarle dándole más amor si cabe. Qué vídeo más precioso, qué ternura cuando Liz le llama a la puerta (varias veces, porque a Michael le costaba por aquel entonces despertarse a la primera) y le dice con voz tenebrosa que es "el espíritu de la Navidad", cuando le enseña Neverland decorado como nunca hasta ese momento, cuando él le pregunta tímidamente si puede abrir uno de los paquetes ("¡Por supuesto!" le contesta Liz), cuando, tras abrir otros regalos, como una chaqueta de lana, descubre lo que más ilusión le hacía: sus divertidas Super Soakers... (qué gracioso está cuando dice: "Lo sé, AFIRMO que aquí hay una Super Soaker", y en otro paquete le dice Liz, cuando Michael le dice que hay otra más: "¿Y por qué lo dices?" "Porque estoy viéndolo por aquí" -el paquete no estaba bien envuelto, jeje-) Me encanta ver este vídeo, pero a la vez me da mucha tristeza, y me imagino que vosotros, que lo habréis visto decenas de veces, os pasará igual... :-((((



Con los años Michael fue asumiendo que celebrar la Navidad no era malo, y, como era lógico, como ocurre en las casas que se ven bendecidas con niños, cuando empezaron a nacer sus criaturas, otro aliciente más se abrió ante él para vivir unas Navidades magníficas.

Me enternece tanto, tanto, tantísimo, este otro vídeo, años después, en 1998... Paris había nacido ese año, y Prince es aquí muy pequeño y son sus segundas Navidades, aunque las primeras en las que no es  un bebé de meses, por lo que se podrían contar casi como las primeras... Me da tanta ternura como Michael le abre una enorme caja, cómo le enseña su regalo, y con esa vocecita le dice lo que es para llamar su atención, mientras Prince juega con el relleno protector de la caja... Me enternece tanto que Omer (nadie me quitará de la cabeza que es el cuarto hijo de Michael) tenga a Paris en brazos, o le pida un besito a Prince, o que baile, a cambio de la piruleta, o que se haga fotos con Michael y le enseñe su regalo... Me enternece tanto ese intercambio de regalos, esa felicidad que Michael vivía en ese momento...



¿Y aquí? ¿Cuando desea una Feliz Navidad en 1992 a través de la tele británica? Sus ojos destilaban paz... La que precisamente en 1993 comenzaron a quitarle con aquellas terribles acusaciones falsas. El comienzo del fin... :-((((



Lo siento, pero a pesar de lo que siempre predica Michael, no se me ocurre otra cosa más que tener rabia cuando veo este u otros discursos suyos... ¿Quién puede pensar todavía que este hombre estaba loco, era malo o era mala persona? Por supuesto que mi blog no pretende ser una hagiografía, naturalmente que tenía sus excentricidades, por supuesto que no sería un santo, porque era humano y tenía sus defectos... pero... ¿por qué lo crucificaron en vida? ¿Por qué? Es una pregunta que me atormenta, y cuanto más conozco de la vida de Michael y más conozco su legado, su obra humanitaria, su filantropía, más me duele, como una llaga horrible que tengo y que por más que intente controlar no puedo...

En fin, siento la entrada de hoy. Estoy muy, muy triste porque sé que Michael no va a poder vivir ninguna Navidad más; porque sé que sus niños, que tanto le echan de menos, van a pasar un trago realmente duro en estas fechas; porque Blanket no le va a poder pedir más que deje adornada la casa hasta febrero, como hizo Mike este año, ya que le encantaba como estaba decorada; porque nosotros, que somos sus fans y le queremos tanto, también nos acordaremos de él, como siempre, pero más especialmente en estos días.

Querido Michael, aunque ya te lo diré el mismo día 24, me adelanto hoy: Feliz Navidad, cielo mío, y que Dios os bendiga a ti y a tus hijos.

domingo, 20 de diciembre de 2009

Benditos Gold Pants ;-)




Hasta que llegó HIStory, yo siempre había entendido que a los pantalones en inglés se les llamaba simplemente "trousers". Daba igual el tejido, el color, la hechura. Eran "trousers" y punto pelota.

Pero he dicho bien: hasta que llegó la era HIStory. O más exactamente, el HIStory Tour. Un Michael del 2040 iniciaba sus conciertos con destino a una misión, siendo cada ciudad sede de ellos el destino final. La misión era volver locos a sus fans con unos conciertos increíbles tanto por música, por voz, por baile, por escenografía... y por vestuario. Después de un sorprendente viaje, donde Michael pasaba por escenas asombrosas de su vida, de su carrera, de sus fans, de las cosas que le gustaban (es alucinante la parte dedicada al arte, con obras de Leonardo, Mondrian, etc. hasta llegar a la Capilla Sixtina, con las obras de su pintor favorito, Miguel Ángel)... llegaba al fin de su misión: el escenario. De lo virtual se pasaba, en un segundo, a lo real. La nave donde viajaba Michael se estrellaba con estrépito y estallido de fuegos. En el escenario -porque abajo era imposible-, el silencio más absoluto tras el impacto. Y, de repente, un ser vestido de oro, cara incluida, daba un empujón a la puerta para poder salir de forma imponente. El delirio era más delirio aún. Los gritos, ensordecedores. El ser dorado se quedaba quieto hasta que, con el fondo irresistible de Scream (una de mis favoritas) de repente, daba dos pasos y se despojaba con furia de la coraza. Los aullidos se disparaban, los fans sabían que algo extraordinario iba a comenzar. Y más aún cuando Michael, de espaldas al público, se quitaba la máscara. Los gritos arreciaban -increíblemente- más aún. Hasta que Mike se daba la vuelta, se ajustaba bien el audífono y se quitaba una especie de pañuelo color plata que le cubría la garganta. Entonces la máquina, que ya no era el cohete -que desaparecía bajo el suelo- sino Michael, empezaba a funcionar.




El uniforme de aquel astronauta dorado que venía a cumplir una misión se componía por tanto de camiseta interior blanca, chaqueta de estilo militar, coraza, máscara, correajes, protectores en las piernas y, por supuesto... pantalones. Unos pantalones dorados con los que yo aprendí que eran "pants", no "trousers". Unos pants que han generado foros como este de aquí, donde algunos comentarios harían sonrojarse al mismísimo Rocco Sigfredi :-D, han hecho que muchas fans se planteen, como aquí, si Mike usaba o no ropa interior con ellos (soy de las partidarias del no, por cierto, y a las pruebas me remito... o es que yo tengo una imaginación desbordante ;-D), y han hecho que en los foros burbujeen decenas y decenas de fotografías y vídeos de los benditos gold pants diseñados, imagino, por Michael Lee Bush, su encargado de vestuario durante más de veinte años, y del que hablamos aquí el otro día. Bien, hemos dicho que tenemos fotos y vídeos... He aquí una mínima muestra de lo que podemos encontrar (menos mal que es mínima. Si llego a ver todo lo que hay sobre el tema, directamente me da un infarto):

Fotos por delante (con máscara y sin  ella...) PD: Oh My God...



 





Fotos por detrás... ( Más Oh my God; cómo se notan aquí tantas horas de baile: Michael, niño, estás apretao)








 

Fotos de medio lado...

 

 

 

 

 

Fotos con compañía...







Fotos flotando (o casi) en el aire... -como estoy yo ahora mismo mirando estas fotitos ;-)))-













Fotos agachadito...





Fotos con guitarrista...



Fotos con bandera...




Fotos con chaqueta negra...



...con chaqueta blanca...



... con camisa transparente de encaje...



...o con camisa azul...




También hay fotos con tarta...



...o sin ella (aunque las manos iban al pastel, como suele decirse :-D)...



¡¡¡Hasta firmando una escayola!!!



Michael durante este HIStory tour cumplió 39 años; lo hizo en Coppenaghe. Estaba físicamente en un estado envidiable. Aunque a mí de cara cuando más me gusta es en la etapa BAD, sobre los 30 años, he de reconocer que aquí sigue estando guapísimo, y que su cuerpo me vuelve loca aquí, tanto porque estaba en su peso, como porque tenía sus músculos muy definidos (ay esos cuádriceps embutidos en los gloriosos gold pants, esa pedazo de espalda, ese pedazo de cuello), como por la madurez que desprendía (suspiros)...

En fin, para ir terminando os dejo varias perlitas -doradas- en vídeo, pero antes, os transcribo la "oración" que abre el hilo del foro que os he señalado antes. Y es que las fans, cuando se ponen a idear cosas para el niño...:-DDDDDD

"Oremos:
Dios bendiga a esos pantalones dorados.
Amén.
Gracias, Señor, por haber puesto esos pantalones dorados en el camino de nuestro Rey Michael.
Amén.
Gracias, Señor, por haber inspirado a quien diseñó esos pantalones dorados.
Amén.
Perdóname, Señor, porque los pensamientos que tenemos cuando vemos a Michael con esos pantalones dorados, tienen que ser pecado mortal.
Amén".

:-DDDDDDDD

Y ahora, como broche de oro y nunca mejor dicho, a esta entrada (¿por qué habrá sido tan solicitada, por cierto? Esperad, dejad que piense... Mmmm... :-DDD), ahí va eso para que lo disfrutéis.

Ah, se me pasaba; antes de despedirme: Michael Lee Bush (ahí te vemos vistiendo a Mike antes de salir)... Si algún día me lees (sí, ya sé que es muy improbable, pero de vez en cuando creo en los milagros)... GRACIAS, GRACIAS Y MÁS GRACIAS.